Continúa la maldición de las Kardashian: roban a Kendall Jenner en su propia casa

La modelo ha denunciado la desparición de joyas por valor de 200,000 dólares
Continúa la maldición de las Kardashian: roban a Kendall Jenner en su propia casa
La policía cree que se trató de alguien que tenía acceso a la casa normalmente.
Foto: Ian Gavan / Getty Images

Por si el clan de los Kardashian no tuviera suficiente con la traumática experiencia que vivió la famosa Kim al ser atracada a punta de pistola en su exclusivo apartamento de París el pasado octubre, ahora la joven Kendall Jenner ha sido víctima de un episodio similar al sufrir en su mansión de Los Ángeles un llamativo robo mientras ella se encontraba fuera.

Como revela el portal de noticias TMZ, la modelo de 21 años regresó ayer miércoles a su imponente propiedad de Hollywood Hills tras una larga jornada de trabajo para acabar percatándose de que su vivienda había sido allanada y que, como consecuencia, habían desaparecido 200,000 dólares en joyas y otros objetos de valor.

Según el citado medio, Kendall entró en el inmueble sobre las ocho de la tarde y, en un principio, no notó signo alguno del paso de los ladrones por la casa. Sin embargo, tan pronto como subió a su dormitorio se dio cuenta de que algunas de las piezas más destacadas de su joyero habían sido sustraídas.

Pero el verdadero detonante de su llamada a la policía no reside tanto en el lamentable suceso, como en el hecho de que poco más tarde la modelo oyó un ruido dentro de la vivienda que le hizo pensar que los ladrones podrían estar todavía en su interior.

View this post on Instagram

last night @lorraineschwartz 😍

A post shared by Kendall (@kendalljenner) on

Sin embargo, como apunta el portal de noticias TMZ, los agentes no hallaron a terceras personas en la casa ni signos de que se forzaran las cerraduras, no había señal alguna que indicara el modo en que los criminales habían accedido a la casa.

Los últimos datos que se han filtrado sobre la investigación apuntan a que se trató de un trabajo desde dentro, perpetrado por alguien que tenía acceso a la casa y sabía perfectamente donde se encontraban las joyas.