Qué hacer antes, durante y después del sexo

Sexóloga explica los errores más frecuentes que se cometen al momento de un encuentro íntimo

Guía de Regalos

Qué hacer antes, durante y después del sexo

La atracción, el deseo y el cortejo no bastan en la práctica del buen sexo. También se requiere de algunas medidas de seguridad y ciertos hábitos de alimentación, comunicación e higiene personal antes y después del encuentro, especialmente cuando se está por primera vez con esa persona.

“Cuando estamos empezando una relación sexual con una persona, las cosas no son tan solo las de tener sexo por tener”, resalta la sexóloga Myriam Balbela, basada en Los Ángeles. “El buen sexo requiere de ciertas medidas de seguridad y buenos hábitos, tanto para el hombre como para la mujer”.

Y a voz de la sexóloga, estas serían los errores a evitar:

Antes

No hablar sobre las STD’s: Antes de tener el primer encuentro sexual con la persona se le debe preguntar, de manera frontal y sin rodeos, si padece de herpes genital o cualquier otra enfermedad sexual.
“Esta pregunta es básica debido a que se sabemos que cerca del 80% de la población estadounidense padece de herpes”, alerta Balbela.

No tener sexo seguro: Es importante estar claros de que se usará preservativos, para tener un sexo seguro y para no ocasionar un embarazo no deseado.

“Ambos deben estar de acuerdo sobre qué tipo de preservativos van a usar hasta que se profesen la exclusividad o fidelidad”, señala la experta. “Y, por salud e higiene, ninguna mujer debe flaquear ante el tema [generalmente, del lado masculino] de que el sexo con condón es aburrido”.

Comer o beber en exceso: El comer en exceso puede provocar pesadez estomacal y problemas digestivos que impiden una buena erección y movilidad para un buen encuentro sexual. Lo mismo ocurre con la ingesta de alcohol.

Y aunque algunas investigaciones han sugerido que el vino puede ayudar a incrementar la libido en las mujeres (ya que el etanol de esta bebida estimula el hipotálamo del cerebro, que regula, entre otras cosas, el deseo sexual), esto no significa que se debe tomar a montón, ya que los mismos estudios señalan que el consumo excesivo de vino (o de cualquier otra bebida alcohólica) provoca un efecto contrario, al reprimir el buen funcionamiento del sistema nervioso, algo que dificulta lograr el orgasmo y la eyaculación.

Durante

Tratar poses inseguras o experimentar con juegos sexuales: Es una mala idea el tratar de sorprender a la pareja con poses poco seguras que puedan provocar lesiones en la espalda o caídas que interrumpan el acto.

Tampoco resulta bueno para la salud emocional ni física el practicar juegos sexuales que no nos gustan por el simple hecho de satisfacer las fantasías de la otra persona.

“Antes de llegar al acto sexual se debe hablar de la práctica de juegos sexuales y estar de acuerdo con ellos”, puntualiza Balbela.

Hablar del tamaño o el rendimiento sexual: Lo peor que se puede hacer durante el acto sexual es hablar sobre el tamaño del pene del hombre y empezar a comparar su rendimiento sexual con el de otras parejas.

Después

Saltar de la cama directo al baño: El deseo de orinar después del acto sexual es normal en la mayoría de las mujeres, pero se debe hacer con tranquilidad y sin saltar sorpresivamente de la cama, especialmente cuando se tine relaciones por primera vez con la persona. Esto puede generar incomodidad y la idea errónea de que no se pasó bien.

No se debe frenar el momento de afecto y caricias que usualmente las parejas se dan luego del buen sexo por salir corriendo al baño.
Las mujeres deben también evitar las duchas vaginales.

Usar jacuzzi: Aunque suena muy romántico darse con la pareja un baño de jacuzzi después del sexo, no es saludable.

“Luego del acto sexual todos los tejidos de la vagina y el pene están irritados, sensibles y abiertos y el agua caliente los puede abrir aún más facilitando el chance de infecciones”, finaliza Balbela.