Becarios, cuando un trabajo no tiene paga

Hay seis criterios que hay que seguir para hacerlo legalmente
Sigue a El Diario NY en Facebook
Becarios, cuando un trabajo no tiene paga
El becario debe recibir el mismo entrenamiento que recibiría en un ambiente escolar./Shutterstock
Foto: Shutterstock

Una de las mejores cosas que le puede pasar a una persona que quiera ser becario/a en verano es que una empresa como Facebook o Microsoft le ofrezca una plaza en sus programa. Según el portal de ofertas de empleo Glassdoor, estos trabajos temporales están retribuidos con salarios muy superiores al promedio que cobran los trabajadores a tiempo completo en EEUU.

En Facebook el salario promedio de los becarios es de $8,000 al mes y en Microsoft de $7,100 mientras que en ExxonMobile se puede llegar a cobrar unos $6,507. Eso si, no se trata solo de ordenar informes o hacer fotocopias sino de tener un papel activo en las empresas. Mucho más que lo que normalmente se demanda de un becario.

La mayoría de estos programas de trabajo, interships, son pagados aunque no tan bien como en estas empresas de la lista de Glassdoor. Ahora bien, hay veces en los que no se abona nada. Ni un centavo.

Y es legal porque así lo dispone el departamento de Trabajo si se cumplen seis criterios. Estos tienen como fin evitar que las empresas puedan tener trabajadores sin pagar salarios mínimos, sin garantizar ciertos beneficios y con unas personas que hacen lo que deberían hacer los empleados.

Estos son los seis criterios.

  1. El trabajo que hace el becario es similar al entrenamiento que tendría en un ambiente laboral
  2. La experiencia de trabajo como becario tiene como beneficiario al becario.
  3. El becario no reemplaza a un trabajador regular y trabaja bajo la supervisión del personal de la empresa.
  4. El empleador no tiene ventajas inmediatas de las actividades del becario y en ocasiones, de hecho las operaciones pueden estar obstruidas por las actividades del becario (no se descartan metidas de pata).
  5. No se garantiza al becario un puesto de trabajo tras finalizar el programa de formación.
  6. Tanto el empleador como el becario entienden que el trabajo/formación no se va a remunerar.

Ahora bien, estos seis puntos federales han sido apelados por que se considera que el segundo punto, eñ requisito de que el beneficiario sea solamente el becario es muy poco flexible. Algunos tribunales de apelaciones han permitido una cierta flexibilidad en este punto permitiendo que la empresa también pueda derivar algún beneficio del becario al que no paga. No obstante, el primer y más beneficiado siempre tiene que ser el becario. En ese sentido se permite que el trabajo de estos complemente al de los empleados de plantilla siempre que este periodo de labor esté incluido en un calendario escolar.

Este último criterio, apoyado por los tribunales, se sigue en estados como el de Nueva York. En California aún está pendiente de las apelaciones lo que previsiblemente permitiría que haya más becarios sin paga.