Instan a latinos de Nueva York hacerse la prueba de la hepatitis

Autoridades de Salud, activistas, líderes comunitarios y pacientes piden que se detenga la epidemia del virus en la Gran Manzana
Instan a latinos de Nueva York hacerse la prueba de la hepatitis
Daniel Leyva, de la Red Hispana de Salud, habla durante la manifestación realizada en las escalinatas de la Alcaldía de la ciudad de Nueva York.
Foto: Suministrada.

Como cada año, con motivo de conmemorarse en mayo el Mes Nacional de Concientización sobre la Hepatitis, un grupo de activistas, líderes comunitarios, pacientes y familiares de personas afectadas hicieron un llamado este miércoles para que se ponga fin a la epidemia que este virus ha causado en la Gran Manzana y que afecta principalmente a las comunidades minoritarias incluyendo a la hispana.

Junto a funcionarios electos y autoridades de Salud de la ciudad, los manifestantes tomaron las escalinatas de la Alcaldía de Nueva York para alzar sus voces y hacer llegar un llamado de concientización sobre lo que han catalogado como una “epidemia silenciosa” de la hepatitis B y la hepatitis C.

Según datos ofrecidos por la Comisión Latina sobre El Sida, en la ciudad de Nueva York se estima que hay 146,500 personas que están infectadas con la hepatitis C y 100,000 que tienen hepatitis B. La hepatitis viral es la principal causa de cáncer de hígado en EEUU y los afectados por hepatitis enfrentan fuertes barreras a la atención y el tratamiento.

“Estamos en un momento en que la ciencia y la medicina nos han mostrado una forma de salir de la epidemia de hepatitis C”, dijo el doctor Demetre Daskalakis Comisionado Adjunto de Enfermedades del Departamento de Salud e Higiene Mental de la Ciudad de Nueva York (DOHMH).

“Ahora es el momento para que la Ciudad de Nueva York movilice a los socios comunitarios, privados y gubernamentales, para tratar la hepatitis viral y acelerar la implementación de una mejor detección y acceso a tratamientos que salvan vidas de las personas que viven con hepatitis B y C. Necesitamos hacer más pruebas, tratar más y apoyar estrategias para abordar los factores sociales que nos conducirán a una generación ‘Sin-Hepatitis’”, agregó Daskalakis.

Según informaron los activistas, la hepatitis viral afecta de manera desproporcionada a las comunidades asiáticas, afro-afroamericanas y latinas, así como a la comunidad LGBT (lesbiana, gay, bisexual y transgénero). También hay muchos casos entre las personas que se inyectan drogas, y entre hombres y mujeres encarcelados.

“Yo era un usuario de drogas intravenosas y terminé con hepatitis C (…) Estoy feliz de estar curado y decirle a la gente que si puede hacerlo, también ellos lo pueden hacer”, dijo Khalil Islam, sobreviviente del virus, quien decidió contar su historia para motivar otros neoyorquinos a que tomen acción, se hagan la prueba y busquen tratamientos.

Precisamente, el principal llamado de las autoridades de Salud, activistas y representantes de las comunidades afectadas estuvo dirigido a las personas que están en mayor riesgo de contraer el virus para que se hagan las pruebas de detección y, si están infectados, eviten contagiar a otros. Existen muchos lugares en la ciudad donde estas pruebas se realizan de forma gratuita.

“Si bien la prevalencia de la hepatitis C en la población general (de EEUU) es del 1.5%, se estima que es de 2.6% en la comunidad latina. Algunas de nuestras comunidades latinas corren un riesgo mucho mayor, como las comunidades que usan sustancias y las comunidades transgénero”, dijo Daniel Leyva, de la Red Hispana de Salud.

“Hoy en día necesitamos renovar nuestro compromiso para promover las pruebas de hepatitis y continuar brindando concientización sobre el tratamiento que salvará vidas al curar la hepatitis viral. Sólo trabajando juntos lograremos un Nueva York más saludable para todos”, agregó el activista.

Según informó Bethsy Morales-Reid, directora de Programas de Salud de la Hispanic Federation, como el uso de opioides entre los jóvenes sigue aumentando, también lo hace la infección por hepatitis C.

Según datos de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EEUU (CDC) -dijo Morales-Reid- la tasa de hepatitis C entre los hispanos aumentó 13.6% del 2013 a 2014.

Actualmente existe una vacuna disponible para prevenir la hepatitis B, y hay tratamientos para prevenir enfermedades hepáticas y el cáncer para las personas ya infectadas con hepatitis B o hepatitis C. También existe tratamiento para curar la hepatitis C.

El próximo 15 de mayo se celebra el Día Nacional de Concientización Hispana sobre la Hepatitis y el 19 del mismo mes se conmemora el Día Nacional de Pruebas para Hepatitis en todo el país.