James Comey no declarará ante el Comité Inteligencia del Senado

El exdirector del FBI ya no testificará ante el Senado sobre la investigación de posible influencia de Rusia en los resultados de las elecciones
James Comey no declarará ante el Comité Inteligencia del Senado
James Comey se ha convertido en un auténtico dolor de cabeza para la Casa Blanca.
Foto: Zach Gibson/Getty Images

WASHINGTON.- El exdirector del FBI James Comey rechazó la invitación del Comité de Inteligencia del Senado estadounidense para testificar ante sus miembros la próxima semana, según indicaron hoy fuentes del Congreso a medios estadounidenses.

Comey, quien fue despedido de manera fulminante este martes por el presidente Donald Trump, había sido invitado por los líderes de dicho comité para informar de sus pesquisas sobre la posible coordinación entre el Gobierno ruso y el equipo del magnate para interferir en los resultados electorales del pasado noviembre.

La destitución del exdirector del FBI, del todo inesperada, ha suscitado dudas sobre la Casa Blanca, y el hecho de que Comey hubiera encontrado pruebas que pudieran implicar al entorno de Trump en la trama.

El que sí acudirá a la Cámara Alta la próxima semana será el vicefiscal general, Rod Rosenstein, el principal funcionario del Departamento de Justicia salpicado por la destitución de Comey, quien aceptó hoy la invitación del liderazgo para informar a los 100 legisladores del Senado.

“La oficina del vicefiscal general Rosenstein ha confirmado a la oficina del senador (demócrata) Chuck Schumer que el señor Rosenstein vendrá a informar al pleno del Senado la próxima semana. La hora y la fecha todavía están por fijar”, indicó un portavoz del líder demócrata.

Rosenstein enfrentará preguntas sobre las circunstancias del despido de Comey y su implicación en la redacción del memorando que envió a Trump recomendando su cese.

La Casa Blanca le atribuyó a él, y al fiscal general, Jeff Sessions, la decisión final del multimillonario para despedir a Comey, sin embargo Trump contradijo ese relato e indicó más tarde que ya tenía decidido el despido antes de recibir consejo alguno de ambos funcionarios.

Rosenstein es también la persona responsable de supervisar la investigación del Departamento de Justicia sobre la supuesta intromisión de Rusia en las elecciones de 2016, después de que Sessions se inhibiera del caso tras descubrirse que se había reunido con oficiales rusos durante la campaña electoral y había ocultado dichos encuentros.