Audiencia de Comey en el Senado es “Super Tazón” político y los bares se preparan

El exdirector del FBI acudirá al Comité de Inteligencia este jueves

Guía de Regalos

Audiencia de Comey en el Senado es “Super Tazón” político y los bares se preparan
La audiencia de Comey ha levantado gran expectativa.

WASHINGTON.- La audiencia ante el Senado del despedido exdirector del FBI, James Comey, en torno a su investigación sobre Rusia, se ha convertido en una especie de “Super Tazón” de la política en Washington, y múltiples bares en la capital y en otras ciudades lejos de la costa Este prevén abrir temprano mañana sus puertas en busca de ganancias.

El esperado testimonio de Comey ante el Comité de Inteligencia del Senado, previsto para las diez de la mañana hora local, será uno de los mayores sucesos en la historia reciente de la televisión estadounidense, y la mayoría de las principales cadenas de televisión interrumpirán su programación regular para transmitirlo en vivo.

El despedido de Comey el pasado 9 de mayo, mientras éste lideraba una investigación de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) sobre la posible injerencia de Rusia en las elecciones de 2016 -una de al menos cinco en Washington-, suscitó sospechas y la condena general de demócratas y republicanos, y grupos afines.

Loading the player...

Entre las principales interrogantes previstas durante la audiencia figuran las relacionadas con las conversaciones privadas de Comey con Trump, si el mandatario pretendía obstruir las investigaciones en torno a si Rusia intervino en las elecciones a su favor, y si hay pruebas de una posible colusión entre miembros de su campaña y el gobierno de Moscú.

Citando fuentes anónimas, varios medios han adelantado que Comey reiterará que fue presionado por el presidente Donald Trump para que cerrara la investigación en torno a su exasesor de Seguridad Nacional, Mike Flynn, obligado a renunciar el pasado 13 de febrero por mentir sobre sus contactos con el embajador ruso, Sergey Kislyak.

Según anuncios en las redes sociales, al menos tres bares en el Distrito de Columbia,  un puñado en San Francisco (California), y uno en Houston (Texas),  abrirán temprano para sus clientes –con tragos de Vodka y “sandwiches del FBI” en el menú-, ante la expectativa que ha generado la comparecencia de Comey.

Varias oficinas en Washington han organizado reuniones para seguir en vivo el testimonio de Comey, que al mediodía además coincidirá -y competirá por cobertura mediática- con el discurso de Trump ante la conferencia anual de la conservadora Coalición de Fe y Libertad.

La estrategia de la Casa Blanca mañana es llenar el calendario para fijar la atención de Trump en otras prioridades de su agenda, aunque fuentes allegadas a la Administración han dicho que lo más probable es que el mandatario recurra por enésima vez a Twitter para ofrecer su contragolpe al testimonio de Comey.

Desde una enorme pantalla colocada en su despacho privado, contiguo al Despacho Oval, Trump ha atacado las “noticias falsas” y, desoyendo consejos de abogados y asesores, ha emitido una serie de mensajes en Twitter para ofrecer sus ideas sin filtro.

Trump y Comey han tenido una relación contenciosa que data desde antes de los comicios generales del año pasado, y en semanas recientes tachó su investigación sobre Rusia como una “cacería de brujas”.

Lo más probable, según observadores, es que Trump esté listo para lanzar desde Twitter,  mordaces ataques contra Comey, para responder punto por punto a sus declaraciones en el Senado.