El partido republicano expuso la información de 200 millones de votantes de EEUU

Nombres, fechas de nacimiento, teléfonos, dirección y perfiles de millones de estadounidenses quedaron al descubierto
Sigue a El Diario NY en Facebook
El partido republicano expuso la información de 200 millones de votantes de EEUU
Esto representa una grave violación a la privacidad de millones de estadounidenses

La empresa de recolección de datos Deep Root Anlytics, contratada por el Comité Nacional Republicano, expuso públicamente y de manera involuntaria información de casi 200 millones de votantes, reveló hoy un experto en ciberseguridad.

Asumimos la completa responsabilidad, continuaremos nuestra investigación, y basados en la información que tenemos hasta ahora, no creemos que nuestros sistemas hayan sido intervenidos”, señaló la empresa en un comunicado.

La base de datos de 1,1 terabytes contenía los nombres, fechas de nacimiento, teléfonos y perfiles de voto de 198 millones de estadounidenses, casi la totalidad de los ciudadanos con derecho al voto en el país.

La información se encontraba en el servicio de nube de Amazon y podía ser revisada sin contraseña ni filtro de acceso.

Deep Root colaboró en las elecciones de 2016 con Data Trust, la empresa designada por el Comité Nacional Republicano (RNC) para coordinar la recolección de información de votantes, para modelar el perfil de los electores de acuerdo con los resultados de 2008 y 2016.

El fallo fue descubierto por Chris Vickery, investigador de la firma de ciberseguridad UpGuard, quien destacó la magnitud de la información expuesta al asegurar que “en términos de amplitud y profundidad, esta es la mayor exposición que he encontrado”.

“Con estos datos puedes apuntar vecindarios, individuos, personas de todo tipo de creencias. Podría dar la dirección de toda la gente que el RNC cree que votó por (el presidente Donald) Trump”, dijo Vickery en declaraciones al diario The Washington Post.

Esta revelación se produce en un momento de gran preocupación acerca de la vulnerabilidad de los sistemas informáticos en EEUU, y la investigación abierta sobre la posible injerencia de “hackers” rusos en las elecciones de 2016