Anfitriona de Airbnb le negó alojamiento a una joven por ser asiática y ahora paga las consecuencias

La dueña de la casa fue multada por 5.000 dólares y vetada de la plataforma de Airbnb

Guía de Regalos

Anfitriona de Airbnb le negó alojamiento a una joven por ser asiática y ahora paga las consecuencias

Recuerdan a la joven llamada Dyne Suh que fue cancelada su reserva de alojamiento por Airbnb por ser asiática. La dueña de la casa, Tami Barker, le rechazó la reserva minutos antes de llegar por motivos racistas y deslizó una frase lapidaria: “No te lo alquilaría aunque fueras la última persona sobre la Tierra. Una palabra lo dice todo. Asiática”.

El hecho cobró notoriedad a nivel nacional el pasado 17 de febrero, cuando la joven, en plena tormenta de nieve y sin poder contener las lágrimas, cuanta en un video lo que le esta ocurriendo. Como consecuencia de este grave acto de discriminación, el jueves pasado el Departamento de Empleo y Alojamiento Justo de California le exige a la dueña pagar una multa de 5.000 dólares, escribir una disculpa personal a la clienta insultada, asistir a un curso universitario de estudios asiáticos americanos, participar en un panel de educación comunitaria, hacer trabajos de voluntaria en alguna organización de derechos civiles y comunicar al Departamento cualquier información sobre sus alquileres durante cuatro años. Además, Airbnb la vetó de por vida de su plataforma de alquileres.

Suh es estudiante de Derecho en la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA). Ese viernes de febrero iba con tres amigos a pasar la noche a Big Bear, una montaña a una hora al Este de Los Ángeles. Habían alquilado una casa a través de Airbnb. La ruta estaba complicada porque había caído mucha lluvia y nieve en las montañas de California. Suh contó en su página de Facebook que cuando estaban “a tres minutos de la casa” en medio de la nevada más grande que tuvo California en años, la dueña les canceló la reserva “por racismo puro y duro”.

En la conversación que mantuvieron por el sistema de mensajes de la aplicación de Airbnb, la dueña se negó a alojar a Suh y a sus dos amigos con sus respectivos perros, algo que ya habían acordado previamente. Después de negarle la entrada a su casa, le advirtió ofensivamente: “Si te crees que cuatro personas y dos perros van a conseguir una casa en Big Bear por 50 dólares la noche en el fin de semana con más actividad del año estás completamente drogada”. Suh le contestó que iba a contactar a Airbnb inmediatamente. La dueña le respondió, “por esto tenemos a Trump”.

En YouTube y Facebook hay un video de Suh en el que cuenta en el momento lo que le acaba de pasar, llorando en medio de la tormenta de nieve. Fue visto millones de veces en YouTube, lo que impulsó al Gobierno de california a iniciar una investigación, dado que el estado tiene un multa mínima de 4.000 dólares por discriminación en el alojamiento.

El acuerdo alcanzado el jueves es la primera multa del Departamento de Empleo y Alojamiento Justo contra un anfitrión de Airbnb. Según el comunicado oficial, la compañía se comprometió este año con el Departamento a investigar a algunos de sus anfitriones y a comunicar a los clientes que tengan quejas de ese tipo que pueden dirigirse al Gobierno californiano.