Tres mujeres violan a pastor por una insólita razón

El hombre acudió a cobrar una deuda de dinero a casa de estas chicas, sin imaginarse el plan macabro que tenían
Sigue a El Diario NY en Facebook
Tres mujeres violan a pastor por una insólita razón
Las mujeres aseguraron que querían comprobar que el pastor era igual a todos los hombres.

Un hecho ocurrido este martes ha sacudido a todo Zimbabue, luego de que la policía de la ciudad de Bulawayo, detuviera a tres mujeres en el suburbio de Cowdray Park, a quienes se les acusa de haber abusado sexualmente de un pastor evangélico.

Sandra Ncube, de 21 años, Riamuhetsi Mlauzi, de 23 años y Mongiwe Mpofu, de 25, son quienes presuntamente agredieron al pastor, cuya identidad se ha mantenido en el anonimato por cuestiones legales, al parecer por venganza.

Resulta ser que el pastor le había prestado dinero hace algún tiempo a Mlauzi y el pasado 14 de julio, se le ocurrió ir por la tarde noche a su casa para cobrarle. Sandra fue quien lo recibió y le solicitó que ingresara a la vivienda y ya adentro, esta mujer lo tomó de la cintura y comenzó a acariciarle los genitales.

Posteriormente, Ncube junto con Mlauzi, lo llevaron a una habitación, lo recostaron en una cama y ahí lo desvistieron. Sandra se sentó sobre su pecho, a pesar de que el hombre trató de quitársela de encima, mientras Riamuhetsi lo sujetaba de las piernas. Minutos más tarde, llegó Mongiwe y le colocó un preservativo y Sandra intentó sentarse sobre él para comenzar una relación sexual.

En las primeras audiencias, las tres mujeres negaron los hechos, asegurando que todo se trataba de una mala broma. “Estábamos solo jugando alrededor de su culto. No pensé que se lo tomaría seriamente”, declaró Ncube.

Por su parte, Mpofu, se quiso zafar de la acusación con el siguiente argumento: “No fui parte de eso. Solo me llamaron para llevar condones. Tenemos condones por toda la casa y había algunos en la habitación, así que solo los llevé”.

Pero la declaración más sorprende fue la realizada por Mlauzi. “Él siempre camina cerca de mí mientras me baño y dice que es inalterable porque es un hombre de Dios. Solo quería que viera que podía excitarse. No quería ejecutar toda la violación. Quería que él viera que no era especial y que no era inmune a la excitación sexual. Cuando lo toqué, inmediatamente se excitó. Y eso era lo que todas queríamos ver”.

Las tres versiones de defensa han sido desechadas por el juez que lleva el caso, por lo que tendrán que permanecer en prisión y el próximo 7 de agosto iniciará el juicio en su contra.