Podrían demoler estatua de Columbus Circle por ser ‘símbolo de odio’

El plan de revisión de monumentos anunciado por el Alcalde podría también quitar una estatua de un médico que torturó a sus esclavos
Podrían demoler estatua de Columbus Circle por ser ‘símbolo de odio’
La estatua de Colón es uno de los elementos más icónicos de la Gran Manzana.
Foto: Shutterstock

Primero se anunció la remoción de los mosaicos con la bandera confederada que adornan la estación del Subway de Times Square, y ahora podría llegarle el turno a la emblemática estatua de Cristóbal Colón ubicada en el centro de la plaza de Columbus Circle, que se ha convertido en uno de los lugares turísticos por excelencia de la Gran Manzana.

Como consecuencia de la violencia protagonizada por los supremacistas blancos en Charlottesville, Virginia, la portavoz del Concejo Municipal Melissa Mark-Viverito, propuso el lunes que la estatua de 78 pies construida en honor al reconocido explorador fuera ‘revisada’ e incluso demolida.

“Hace tiempo que existe este debate sobre el futuro de la estatua en varios países del Caribe y, sobre todo, en Puerto Rico, donde yo nací. Muchos creen que la figura de Cristóbal Colón es un homenaje a la opresión que la población nativa sufrió en su momento, y por eso quieren que las autoridades la retiren”, afirmó Mark-Viverito.

El Cristobal Colón de la plaza neoyorquina de Columbus Circle.

La cuestión es que, mientras que el explorador es considerado por algunos activistas radicales en el área del Caribe como un ‘merodeador malvadoque abrió la puerta al exterminio de las poblaciones indígenas, los estadounidenses con orígenes italianos lo recuerdan como un héroe; de hecho, la estatua de Colón fue regalada por este grupo social a la Gran Manzana en 1892.

Precisamente el futuro de esta estatua será analizado como parte del proyecto anunciado la semana pasado por el alcalde Bill de Blasio, quien ordenó un plan de revisión de 90 días en los que un grupo de altos funcionarios evaluarán los ‘símbolos de odio‘ de la ciudad para crear un ‘patrón universal’ que permita acabar con las disputas actuales y ensalce los valores de Nueva York.

Según este plan, los monumentos, estatuas y espacios públicos que promuevan valores separatistas, racistas, antisemitas o cualquier sentimiento similar serán eliminados inmediatamente de los cinco condados tras su debida evaluación. Además, el Alcalde invitó a los ciudadanos a que ayuden a las autoridades a identificar y crear una lista de estos ‘símbolos de odio’.

En el caso del monumento de Columbus Circle, los funcionarios evaluarán si, efectivamente, constituye un motivo de división entre la población o si, por el contrario, es un homenaje a la memoria histórica del país y, por tanto, forma parte de su identidad como nación.

El legado de Cristóbal Colón siempre ha sido un tema bastante polémico en el que han intervenido numerosos personajes públicos. El alcalde Bill de Blasio, por ejemplo, siempre ha estado muy orgulloso de sus raíces italianas, pero al mismo tiempo nunca ha ocultado su escaso aprecio por el explorador.

“La figura histórica de Colón es un tema complicado por decirlo de alguna manera, y muchas de las cosas que le rodean son bastante oscuras”, afirmó el Alcalde antes de participar en el Desfile del Día de Colón en octubre de 2013.

Una estatua de Central Park también será evaluada

Pese a que la retirada de la estatua de Colón se convirtió en uno de los puntos destacados del discurso de Mark-Viverito el lunes, la intención inicial de la presidenta del Concejo era manifestar su rechazo hacia una de las estatuas construidas en Central Park en homenaje a J. Marion Sims, un doctor que experimentó con esclavos en el pasado.

Considerado como el padre de la ginecología moderna, ese médico operó a centenares de mujeres sin su consentimiento y sin suministrarles anestesia, unos hechos que, según Mark-Viverito, “son repugnantes y despreciables”.

La estatua de Sims, construida en 1892 y presente en el parque desde 1934, se encuentra a la cabeza de la lista de los posibles ‘símbolos de odio’ de De Blasio y será evaluada por las autoridades para determinar su futuro.