No esperes a la emergencia para revisar tu póliza de seguros

La letra pequeña sí importa

Puede que no evites la emergencia pero puedes aliviar las consecuencias
Puede que no evites la emergencia pero puedes aliviar las consecuencias
Foto: BBC

Tras el huracán Harvey se han dado a conocer miles de historias de cómo los seguros evaden responsabilidad ante las emergencias. Esta sería una buena oportunidad para que le des una mirada a tu situación.

Los documentos de las empresas de seguros tienden a ser largos y confusos, lo que para fortuna de ellos, hace que los beneficiarios no lean a cabalidad su contenido. Cuando la emergencia llega, miles de usuarios se arrepienten de no haberse tomado el tiempo de consultar en detalle el servicio adquirido.

Cuando te explican qué daños te cubre la póliza, en un primer momento ellos te mostrarán solo los beneficios, no los hechos que los eximirán de la responsabilidad. No te de pena preguntar. Si no piensas tomarte el tiempo leyendo los documentos, haz todas las preguntas que se te ocurran, asegúrate de estar pagando por el servicio que necesitas. Pregunta específicamente por cuáles son las circunstancias que harán que ellos no respondan por los daños. 

La letra pequeña sí importa. Por lo general los contratos contienen algunas frases en una letra más pequeña a la del resto del texto y en la mayoría de casos es la que exime a la aseguradora de responsabilidades.

Ante una emergencia no te conformes con la primera respuesta de la aseguradora, si como usuario no estás satisfecho, pregunta, indaga y refuta, tu dinero vale, pagaste por un servicio y te lo deben dar, estás en tu derecho.

Acá te contamos un popular caso reportado en la red Reddit.

Un usuario cuenta que durante el huracán Sandy, su casa quedó inundada. Tras lo sucedido él llamó a la póliza de seguros, que se suponía debía responder por los daños pues contaba con seguro por inundaciones.

La empresa, tras revisar la casa le dijo que no cubriría los daños. La razón fue que no era un área inundada como tal, sino que el agua había entrado por una ventana. 

Prácticamente al haber adquirido el seguro el “pagó” por la causa de la inundación y no por el hecho como tal. ¿Podrías estar en la misma encrucijada?

Suena ilógico e inadmisible, pero es un caso real. Quizá hoy sea un buen día para revisar tus pólizas de seguro.