Tom Brady no fue a la Casa Blanca por los celos de Gisele Bündchen hacia Ivanka Trump

La modelo brasileña y esposa de Brady no quería que el quarterback de los New England Patriots tuviera contacto con la hija del presidente de Estados Unidos
Tom Brady no fue a la Casa Blanca por los celos de Gisele Bündchen hacia Ivanka Trump
Tom Brady y Gisele Bündchen, tras la conquista de los Patriots del Super Bowl

Luego de las declaraciones de Tom Brady, en las que se mostró en desacuerdo con el lío desatado por Donald Trump y en solidaridad con sus compañeros de profesión, salió a la luz el supuesto motivo por el cual el mariscal de campo de los Patriots no acudió a la ceremonia que reunió al presidente estadounidense con el actual equipo campeón de la NFL en abril pasado.

Los celos de la modelo brasileña Gisele Bündchen, esposa de Tom Brady, habrían sido la verdadera razón de la ausencia del quarterback.

En una entrevista con el portal TMZ Sports, el exdirector de comunicaciones de la Casa Blanca, Anthony Scaramucci, Bündchen no quería que Brady tuviera contacto con Ivanka Trump, la hija del presidente de Estados Unidos, pues lo consideraba como una amenaza para su matrimonio.

“Creo que Gisele es posesiva y probablemente no quería que Tom estuviera ahí”, mencionó Scaramucci.

La teoría se refuerza aún más, pues Tom Brady conoce a Ivanka desde hace varios años y en 2004, Donald Trump sugirió que el mariscal de campo y su hija “harían buena combinación”.

El hecho de que Brady no estuviera presente en la Casa Blanca extrañó a la prensa internacional, pues el jugador de los Patriots le había mostrado todo su apoyo a Donald Trump.