Escuela de El Bronx reabre sus puertas con nuevos detectores de metales

El Urban Assembly School for Wildlife Conservation no tenía estos dispositivos cuando sucedieron los crímenes
Escuela de El Bronx reabre sus puertas con nuevos detectores de metales
Oficiales cuando trasladaban los detectores de metales a primeras horas de la mañana de este jueves.
Foto: Twitter@ABC7NY Following

Esta mañana, al día después de la tragedia, la escuela pública Urban Assembly School for Wildlife Conservation de East Tremont, en El Bronx, volvió a abrir sus puertas pero con una gran diferencia para los estudiantes: ahora deberán pasar por detectores de metales. La nueva medida de seguridad fue tomada luego que Abel Cedeño, de 18 años, lograra ingresar un cuchillo al plantel que presuntamente usó para  matar a otro estudiante de 15 años y herir de gravedad a otro de 16 poco antes del mediodía.

Con el fin de evitar que pueda repetirse un incidente tan terrible en esta y otras escuela pública, y a petición de los padres y de las autoridades de la Ciudad, la escuela instaló a primeras horas de este jueves detectores de metales en todas las entradas del edificio, una decisión que, si se hubiera tomado antes del inicio del curso escolar 2017-2018, podría haber evitado la tragedia, ya que como dijo el miércoles el mismo jefe de Detectives del NYPD Robert Boyce, el cuchillo supuestamente usado por Cedeño habría sido detectados por estas máquinas.

La investigación del Departamento de Policía (NYPD) sobre lo sucedido continúa abierta y se prolongará durante los próximos días, aunque todo apunta a que Cedeño sufría de acoso (‘bullying‘) por parte de sus compañeros de la escuela.

De hecho, cuando varios reporteros le preguntaron al sospechoso el miércoles por la noche si había sido acosado y maltratado por sus víctimas, Cedeño respondió que sí, mientras varios agentes lo trasladaban esposado hasta un auto policial a la salida de la comisaría del Distrito 48.

Las palabras del joven fueron apoyadas por varios amigos cercanos, quienes aseguraron que Cedeño venía sufriendo agresiones y amenazas por partes de sus compañeros durante las semanas previas al terrible incidente.

“Supongo que él hizo lo que hizo para asustar a los que le atacaban… No creo que sus intenciones fueran hacer daño a nadie”, afirmó un amigo.

“Abel recibía amenazas todo el tiempo. Él es una buena persona y normalmente su carácter es pacífico, pero me imagino que el ‘bullying’ que sufría le hacía sentir inseguro“, explicó otro compañero.

La abuela del sospechoso, Norma Pérez, de 69 años, también aseguró que su nieto era un buen niño. “Todavía no entiendo qué sucedió esa mañana… Lo único que sé es que él no es así“, afirmó la mujer, quien también explicó que la madre del joven se encuentra atrapada en Puerto Rico tras el paso del huracán María y que está “muy preocupada”.

Cedeño sería presentado este jueves ante un juez para responder a los cargos criminales por supuestamente apuñalar mortalmente a su compañero Matthew McCree, y por herir de gravedad a otro menor en lo que se convirtió en el primer asesinato ocurrido en el interior de una escuela pública en la ciudad de Nueva York desde hace 25 años.

Tal y como explicó el NYPD, el joven cometió los dos crímenes alrededor de las 10:45 a.m. durante una clase de historia y posteriormente salió al pasillo como si nada hubiera sucedido. Una vez allí, un orientador del centro le confiscó el cuchillo y le llevó al despacho del director de la escuela, donde permaneció hasta que llegaron las autoridades.

Pocas horas después del incidente, la canciller de Educación Carmen Fariña manifestó su consternación por lo sucedido y recordó que “todos los padres tienen derecho a asumir que sus hijos estarán seguros en la escuela”.