Dos mujeres serán clave en la lucha contra la MS-13 en Long Island

Lura Curran será la próxima Ejecutiva del condado de Nassau y parte de su agenda implica hacer frente a la actividad de pandillas

Laura Curran, quien fue elegida Ejecutiva del condado de Nassau, y Laura Gillen,  quien ganó el puesto de  supervisora de Hempstead -la primera demócrata en ocupar esa posición en un siglo desde que se creó el puesto-, se han convertido en las “mujeres clave” para combatir la actividad de las pandillas en Long Island tras sus triunfos electorales en los comicios del martes.

Curran, quien ha hecho historia al ser la primera mujer que ocupará la posición de Ejecutivo del condado en Nassau, fue blanco de fuertes críticas por parte de su contrincante republicano Jack Martins acerca de su “tibieza” al plantear estrategias para combatir a la temida Mara Salvatrucha (MS-13) y otros grupos criminales del condado.

Sin embargo, el equipo de Curran dijo que, contrario a lo que afirmó su opositor republicano, la legisladora sí discutió públicamente la violencia de pandillas durante su campaña, incluso pidió al saliente ejecutivo del condado Edward Mangano que aumentara la contratación de oficiales de policía para ayudar a combatir la epidemia de heroína y opiáceos y la actividad pandilleril.

Como candidata, Curran criticó la contratación “esporádica” de uniformados durante la administración republicana, aunque, según la oficina de Mangano, 879 nuevos oficiales se han unido al Departamento de Policía de Nassau en los últimos siete años y medio.

Curran planteó durante su campaña que, para combatir la actividad de pandillas, es necesario incrementar la contratación de agentes ante el creciente número de jubilaciones. Hasta el verano de 2017 se registraron 145 retiros, pero está previsto que la cifra aumente de 80 a 100 más para fines de año, según las estimaciones de la Ejecutiva del condado electa.

En 2016 se registraron 67 jubilaciones y 198 en 2015, de acuerdo con las estadísticas de la Uniformada de Nassau.

Precisamente parte de la agenda de Curran implica “asegurar que nuestra policía tenga los recursos que necesita para combatir esto (la actividad de pandillas) y coordinar operaciones con las agencias federales y otras fuerzas del orden, ya sea con nuestro fiscal de distrito local, el Buró Federal de Investigaciones (FBI) o la Oficina del Fiscal de Estados Unidos”, dijo la  ejecutiva del condado electa en un debate televisado. “Debemos asegurarnos de que estamos haciendo las investigaciones correctamente”, agregó.

Joselo Lucero, hermano de Marcelo Lucero, asesinado por una pandilla de jóvenes blancos en 2008, dijo que la victoria de Curran y Gillen representa un alivio para una comunidad injustamente asociada a la violencia de pandillas.

“La administración del presidente Donald Trump ha usado los crímenes de la MS-13 como una excusa para perseguir a jóvenes y familias inocentes en todo el estado y en toda la nación. Las administraciones de Curran y Gillen significarán una nueva era para los residentes de Long Island y confiamos en que sus politicas de seguridad pública no violarán los derechos más fundamentales de los inmigrantes”, dijo Lucero. “Vimos como el opositor de Curran usó el miedo a la MS-13 como una táctica electoral y asoció a todos los residentes latinos con la pandilla. Esa es la clase de práctica que no estamos dispuestos a tolerar en Long Island, no más”.

Jóvenes latinos, los más afectados

El equipo de Curran dijo que ella está convencida de que debe hacerse más trabajo dentro de la comunidad para erradicar la violencia de pandillas en Nassau, por lo que buscará la colaboración de los 56 distritos escolares del condado, especialmente porque las víctimas eran estudiantes de las escuelas secundarias.

Desde 2016 se han reportado 26 muertes violentas vinculadas a la MS-13 en todo Long Island, seis en Nassau y 20 en Suffolk.

En el condado de Nassau, 12 jóvenes latinos, incluidos seis con conexiones conocidas con la Mara Salvatrucha, siguen reportados como desaparecidos, según las autoridades.

La Policía no reveló cuántos de esos adolescentes -que representan más de una cuarta parte de los 59 casos de personas desaparecidas en el condado- se teme que hayan sido asesinados o víctimas de la temida MS-13.

Entre los desaparecidos que fueron hallados y devueltos a su familia estaba una adolescente retenida por un miembro de la pandilla, dijo la Uniformada.

El martes la Policía de Nassau informó del descubrimiento de los cuerpos de tres jóvenes que se creen fueron víctimas de ese grupo criminal. Los restos de Javier Castillo, de 16 años, Kerin Pineda, de 19, y Ángel Soler, de 16, quienes habían sido reportados como desaparecidos, fueron localizados el mes pasado en Freeport, Merrick y Roosevelt respectivamente. Las autoridades locales y federales creen que fueron asesinados por miembros de la violenta pandilla.

Hempstead, una ciudad azotada por la MS-13

Laura Gillen,  supervisora electa de Hempstead, uno de los tres pueblos que conforman en el condado de Nassau, es otra funcionaria clave en la lucha contra la violencia de pandillas, según los residentes de esa área.

Las responsabilidades del supervisor incluyen presidir las reuniones del Ayuntamiento y dirigir la función legislativa y administrativa del Concejo, que consta de seis miembros.  El puesto también implica crear e implementar el presupuesto de la ciudad. Además, el supervisor tiene injerencia en la modificación del Código Administrativo de la ciudad y otras normas y ordenanzas que tienen que ver con la seguridad de pública.

En junio pasado, 41 presuntos miembros de la pandilla, de entre 15 y 30 años, fueron arrestados durante un operativo en Hempstead, Roosevelt y Uniondale. Las autoridades federales dijeron que 17 de los detenidos entraron al país como “menores no acompañados”.

“Gillen entiende que la persecución indiscriminada no es la opción para combatir la violencia de pandillas en nuestras comunidades, su agenda no es punitiva. Ella planteó su intención de enfrentar la situación con valores progresistas y con respeto a los derechos de todos los residentes, sin importar su origen nacional”, dijo Martín Alvarado, un residente de Hempstead por 21 años y voluntario en varios programas comunitarios. “Hempstead ya no es el suburbio tranquilo y pacífico que conocimos, estamos viendo actividad de la MS-13. La pandilla es un tema que figuró en las elecciones del martes”.

Creciente población latina

Long Island tiene una de las comunidades inmigrantes de mayor crecimiento en Estados Unidos, según el Censo. Aunque la mayoría (75.1%) de residentes de Nassau son blancos, el 16.8% son latinos. En Hempstead, el 41.2% de la población es de origen hispano, según estimaciones del gobierno local. En la villa, el 39% de residentes hablan español y la mayoría de latinos provienen de Honduras y El Salvador.