Construyendo una ciudad asequible para todos 

Guía de Regalos

Construyendo una ciudad asequible para todos 
En los últimos cuatro años hemos trabajado para frenar la pérdida de viviendas asequibles y recuperar el terreno perdido desde la recesión.
Foto: EDLP / Mariela Lombard
Donde quiera que voy en nuestra ciudad, siempre conozco a gente trabajadora con un salario decente que lucha por tener una vida mejor. En la Nueva York a la que vine hace 40 años, el trabajo duro bastaba para dar a los neoyorquinos una seguridad económica.
La ciudad de aquellos días tenía muchos problemas —pero encontrar un lugar para vivir por un precio razonable no era uno de ellos.
Entonces habría sido difícil imaginar la ciudad de hoy, donde más de la mitad de nuestra gente gasta más en alquiler de lo que puede costear, vecindarios enteros son impagables para las familias trabajadoras e incluso las familias que se creían de clase media se preguntan: ¿Podemos seguir viviendo aquí?
Déjenme dejarles algo claro: Es Nueva York que no puede costear el perder a gente como ustedes.
Nuestra ciudad debe ser un lugar donde los ancianos, veteranos, familias trabajadoras y de clase media puedan seguir viviendo. Cuando no sea así, ya no será Nueva York.
En los últimos cuatro años hemos trabajado para frenar la pérdida de viviendas asequibles y recuperar el terreno perdido desde la recesión.
Hoy estamos lanzando un nuevo plan para agilizar ese trabajo.
Estamos pensando en grande porque estamos hablando de una gran crisis.
Cuando llegamos a la Alcaldía en 2014, vimos cómo crecía la amenaza a nuestra ciudad y la enfrentamos con el plan de viviendas más grande de nuestra historia. Nuestra meta era construir o asegurar la preservación de 200,000 unidades de vivienda asequible en 10 años.
Hemos avanzado más que lo programado: Nos encaminamos a construir o preservar 78,000 unidades —suficiente para albergar a toda la población de Salt Lake City. En las loterías de vivienda de la Ciudad, el número de unidades se ha duplicado desde el inicio de nuestra administración.
Por primera vez, el aumento anual del alquiler de 2 millones de neoyorquinos en apartamentos de renta regulada fue congelado por dos años consecutivos. Hemos perdido la menor cantidad de estos apartamentos por aumento de alquileres desde el año 2000. Ahora los inquilinos tienen acceso a servicios legales gratuitos para enfrentar el acoso y desalojos.
Construir más. Preservar más. Ese ha sido nuestro lema.
Sin embargo, lo que está en juego aquí es el alma de nuestra ciudad. Por eso, en vez de reafirmar nuestros objetivos, estamos ampliándolos e invirtiendo más recursos.
Vamos a dedicar cientos de millones de dólares más — para un total de $1,300 millones por año— para combatir esta crisis y mantener aún más neoyorquinos seguros en sus hogares.
Vamos a redoblar nuestro compromiso con las viviendas para ancianos —30,000 viviendas en total— renovando y construyendo más apartamentos para que más neoyorquinos puedan disfrutar sus años dorados en los hogares que aman.
Vamos a ayudar a poner más edificios en manos de caseros sin afán de lucro en vecindarios florecientes, protegiendo cada año a 1,000 inquilinos de mucho tiempo.
Vamos a proteger a 15,000 inquilinos en los edificios Mitchell Lama que nos quedan y que son claves para nuestra clase media.
Vamos a ayudar a cientos de neoyorquinos de ingresos medianos a adquirir su primera casa para que puedan tener algo que pasar a sus hijos en sus vecindades. Vamos a ayudar a más de 1,000 propietarios de bajos ingresos a conservar sus hogares con reparaciones esenciales.
En conjunto, esto significa que podemos completar nuestra meta inicial de 200,000 viviendas asequibles dos años antes que lo programado y preservar o construir otras 100,000 viviendas asequibles en los próximos cuatro años.
Esto nos encamina a lograr nuestro objetivo de 300,000 viviendas asequibles para el año 2026, suficiente para albergar a toda la población de la ciudad de Boston.
Estos son más que sólo números. Son familias que hoy enfrentan la posibilidad de más recortes en sus necesidades, de tener que dejar esta ciudad, mudarse y enviar sus hijos a otras escuelas.
Por mucho tiempo, no hubo respuestas ni ayuda para las familias que las necesitan. Eso está cambiando.
Si usted está buscando una vivienda asequible, estamos construyendo miles más cada año y cada vez más rápido.
Si usted tiene problemas de acoso o desalojo, sólo tiene que llamar al 311 para recibir ayuda legal gratuita. La Ciudad está con usted.
Si le gusta el lugar donde vive, pero le preocupa el aumento del alquiler, la Ciudad está trabajando más que nunca para mantener su alquiler bajo.
Así, estamos asegurando que Nueva York siga siendo Nueva York.
-Bill de Blasio es el alcalde de Nueva York