Activistas analizan impacto de cambio climático en NYC

La defensora del pueblo Letitia James lideró un foro comunitario para analizar el impacto del cambio climático en la ciudad de Nueva York y las recomendaciones para afrontar sus efectos en los próximos años
Activistas analizan impacto de cambio climático en NYC
Defensora del Pueblo Letitia James durante la primera audiencia sobre cambio climatico en Manhattan.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

Activistas, científicos y líderes políticos se reunieron este miércoles en el Manhattan Community College para discutir el potencial impacto catastrófico del cambio climático en la ciudad de Nueva York, y las medidas para reducir el riesgo en los sectores más vulnerables, especialmente entre las comunidades de color.

La audiencia, que se realizó en el vecindario de TriBeca, fue convocada por la defensora del pueblo Letitia James como parte de las actividades por el quinto aniversario del devastador huracán Sandy, que azotó la costa neoyorquina en noviembre de 2012.

Unas 300 personas asistieron a la conferencia dictada por expertos en medio ambiente, entre ellos el activista puertorriqueño Eddie Bautista, director ejecutivo de la organización NYC Environmental Justice Alliance, que se enfoca en el estudio de la contaminación producida por las zonas industriales en los muelles de la ciudad.

Bautista destacó que las comunidades de minorías que residen a media milla de las zonas industriales en los muelles son más propensas a sufrir el efecto nocivo de los químicos y gases liberados por las fábricas, además de la mala calidad del aire y las posibles inundaciones causadas por fenómenos como el huracán Sandy.

Eddie Bautista, defensor de medio ambiente, durante la primera audiencia sobre cambio climático en Manhattan.

“Estimamos que unas 620 mil personas en la ciudad de Nueva York viven a media milla de las zonas industriales en los muelles, eso es en promedio la población de Washington D.C., y de esa cifra 430 mil son personas de color y de minorías”, explicó Bautista. “Eso es solo un ejemplo de cómo las comunidades minoritarias estamos más impactados por el cambio climático en comparación con otras comunidades. Las últimas catástrofes, incluyendo los huracanes Harvey y María, afectaron principalmente a latinos y familias pobres”.

El experto en medio ambiente destacó que el 68% de los afectados por el huracán Sandy en Nueva York tienen ingresos anuales menores de $30 mil dólares.

“Las investigaciones recientes muestran, en términos sociales, que las personas de bajos ingresos son más vulnerables a los efectos del cambio climático. Si queremos que Nueva York se convierta en una ciudad resiliente, es vital cerrar esa brecha”, agregó Bautista. “Es indispensable que las preocupaciones y recomendaciones expuestas en este foro sean trasladadas al terreno legislativo. Esta es una oportunidad para crear políticas medioambientales eficaces y en anticipación a futuras catástrofes”.

Los activistas de la organización The Point CDC coincidieron con Bautista acerca del impacto de las catástrofes naturales en vecindarios de color.

Los defensores dijeron que en el vecindario de Hunts Point, El Bronx, donde se encuentra la mayoría de los centros de distribución de alimentos de la ciudad, también hay fábricas que emplean sustancias químicas tóxicas, todas situadas dentro de zonas residenciales sobrepobladas.

“Si ocurrieran inundaciones, existiría un serio peligro de contaminación para el suministro de alimentos de toda la ciudad. Habría graves consecuencias de salud para los trabajadores y familias pobres que viven en el área”, dijeron los activistas.

Grandes desafíos medioambientales para NYC

La defensora del pueblo Letitia James puso en relieve que las consecuencias de largo alcance del cambio climático, inducido por la humanidad, es un asunto prioritario que requiere medidas preventivas y una plataforma global para hacer frente a una amenaza de tal magnitud.

“Estamos experimentando las consecuencias del cambio climático todos los días, tenemos la obligación moral de actuar ahora”, dijo James a la audiencia.

“Ese impacto catastrófico en Puerto Rico, Houston y Florida indica que no podemos esperar más para actuar y proteger nuestro planeta y nuestro futuro”, agregó la funcionaria, refiriéndose a los huracanes María, Irma y Harvey.

James precisó que las recomendaciones de científicos y activistas servirán para trazar estrategias políticas que ayuden a reducir el impacto del cambio climático en la ciudad.

El cambio climático podría hundir NYC

  • Los científicos estiman que el calentamiento global aumentaría el nivel del mar en los próximos años, causando que las grandes inundaciones, que en promedio afectan la ciudad cada cinco siglos, se produzcan cada cinco años.
  • El huracán Sandy fue una muestra de poder destructivo del cambio climático en la ciudad de Nueva York. Los medioambientalistas explicaron que la combinación de marea alta y gran volumen de agua marina causó inundaciones de entre 10 y 11 pies, algo que podría verse con más frecuencia en los próximos años.