Cinco claves para entender la inesperada victoria del demócrata Doug Jones en Alabama

Son varios los factores que permitieron la derrota del republicano Roy Moore
Cinco claves para entender la inesperada victoria del demócrata Doug Jones en Alabama
El demócrata Doug Jones ganó en Alabama.
Foto: Justin Sullivan/Getty Images

WASHINGTON—La apretada e inesperada victoria anoche de Doug Jones por el escaño de Alabama en el Senado no sólo amplió la “ola azul” del Partido Demócrata sino que ha generado un “maremoto” político entre los republicanos, de cara a los comicios legislativos de 2018.

En la primera victoria de un demócrata en 25 años en una contienda semejante, Jones ganó contra el exjuez conservador, Roy Moore, pese a que éste contó con el apoyo del presidente Donald Trump, el agitador de ultraderecha, Steve Bannon, y otros líderes de la maquinaria republicana.

Jones tomará juramento del escaño que dejó vacante en febrero pasado el ahora fiscal general, Jeff Sessions, en enero próximo, mientras algunos demócratas presionan para que se postergue el voto final de la reforma fiscal hasta entonces.

Con la victoria de Jones, los demócratas redujeron por uno la mayoría republicana en el Senado, que a partir de enero próximo será de 51-49 y obligará a los republicanos a trabajar de forma bipartidista con la oposición.

A continuación, cinco claves para entender el triunfo de Jones en las urnas:

Acusaciones de acoso sexual contra Moore.- Las acusaciones de que Moore acosó sexualmente a varias menores de edad cuando éste era un treintañero a finales de la década de 1980 terminaron cavando su tumba electoral, aún entre los votantes conservadores que rechazan la agenda demócrata.

Las posturas de Moore contra los musulmanes, las minorías, y los homosexuales también le costaron la elección.

Radiactiva implicación de Trump y Bannon.-  Mientras el Partido Demócrata obligó a la renuncia de legisladores demócratas también acusados de acoso sexual, el presidente Trump, que ganó Alabama por 28 puntos en 2016, y su exasesor político ultranacionalista, Steve Bannon, respaldaron a Moore de forma contundente.

Trump y Bannon fueron contra la corriente del liderazgo republicano que intentó inicialmente distanciarse de Moore pero, al final, su apoyo no tuvo suficiente peso para inclinar la balanza a su favor.

Participación del voto afroamericano.- Sin duda alguna, el voto de los afroamericanos, que conforman el 17% del electorado en Alabama,  catapultó a Jones al Senado, según datos a boca de urna. El 93% de los hombres de raza negra, y el 98% de las mujeres, votaron por Jones.

Los afroamericanos salieron a votar de forma masiva tanto en ciudades como en zonas rurales, y Jones incluso tuvo mejores porcentajes entre este bloque electoral que los que obtuvo el presidente Barack Obama en 2008 y 2012.

Este bloque también dio contundentes victorias a los demócratas en Virginia y Nueva Jersey en noviembre pasado.

Fuerte inversión del Partido Demócrata.- El presidente del Comité Nacional Demócrata (DNC), Tom Pérez, explicó hoy en conferencia telefónica que el partido mantuvo una feroz campaña “bajo el radar”, en la que invirtió un millón de dólares para movilizar el voto de los afroamericanos, y se organizó de forma amplia y temprana en todos los 67 condados de Alabama.

Pérez reafirmó hoy el compromiso de su partido por seguir conquistando la confianza y el apoyo de las minorías, las mujeres y los votantes de la generación de los “Millenials”, con miras a recuperar el control del Congreso en los comicios legislativos de 2018.

Rechazo de republicanos moderados.- La derrota de Moore reafirma el mensaje de que la “decencia” de los votantes se impuso en las urnas, y da la razón al liderazgo republicano de que la lucha de Bannon contra el “establishment” es inútil.

Al final, los votantes blancos conservadores, particularmente en zonas urbanas y aquellos con educación universitaria, rechazaron de forma contundente a Moore, se quedaron en casa, o escribieron a mano su propio candidato en las papeletas.

En cambio, Jones obtuvo el 19% del apoyo entre republicanos moderados.