FBI prueba dispositivo para detectar chalecos bomba en Penn Station

El aparato es capaz de determinar si el torso de una persona está más frío de lo normal
FBI prueba dispositivo para detectar chalecos bomba en Penn Station
Fue abandonada en Penn Station en 1975
Foto: Getty Images

El FBI instaló este martes un aparato para escanear a las personas que transitan por Penn Station, y que permitiría detectar si alguien lleva puesto un chaleco con explosivo. La iniciativa fue anunciada el lunes por el senador por Nueva York Chuck Schumer.

Esta es la primera vez que la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA) utiliza estos dispositivos en la ciudad de Nueva York, los cuales cuentan con tecnología avanzada para detectar si el torso de una persona está más frío de lo que debería. Los agentes federales ya han probado estos aparatos en Los Ángeles, Washington DC e incluso en una estación NJ Transit en Nueva Jersey.

Schumer había insistido para que la TSA realizara este tipo de pruebas en Nueva York, después de que el pasado diciembre el suicida Akayed Ullah hiciera explotar un artefacto explosivo casero en la terminal de autobuses Port Authority en Manhattan, hiriendo a tres personas y a él mismo.

“Finalmente y no demasiado pronto, la TSA ha accedido a traernos a Nueva York y a Penn Station esta tecnología nueva que puede salvar vidas. Es por ello que agradecemos a la TSA por escuchar nuestra petición”, indicó el senador. “Intenté por todos los medios traer esta tecnología a Nueva York porque necesitamos tomar una vía rápida y perfeccionarla ya que, si funciona, la usaremos donde nos interesa: en los centros de tránsito más concurridos de la ciudad”.

El equipo SPO-NX, según el fabricante QinetiQ, puede apreciar ciertas emisiones hechas por el cuerpo humano, y decir cuándo estas son bloqueadas por un chaleco bomba o cualquier otro artefacto de contrabando puesto alrededor del cuerpo bajo la ropa.

La TSA está recorriendo distintas ciudades esforzándose por perfeccionar la tecnología antes de instalarla de forma permanente, según declaraciones cercanas a la agencia recogidas por el New York Post.