NYC intensifica campaña pera evitar muertes por sobredosis de opiáceos

Uno de cada tres muertos es hispano y ante el aumento de fatalidades, la Ciudad intenta que más neoyorquinos adquieran kits de Naloxona para salvar vidas
NYC intensifica campaña pera evitar muertes por sobredosis de opiáceos
La Ciudad intensificó su campaña para que más neoyorquinos adquieran kits de Naloxona y ayudar a quienes presenten sobredosis

Cada 7 horas muere una persona en Nueva York por sobredosis. Casi 1,400 fallecimientos por año demuestran que la Gran Manzana vive una preocupante crisis de opiáceos, generada mayormente por una mezcla tóxica de heroína, un poderoso narcótico sintético llamado Fentanilo , y otros analgésicos que rondan las calles.

Los datos del Departamento de Salud de la Ciudad disparan las alarmas: las muertes por sobredosis pasaron de 937 en el 2015 a 1,374 en el 2016, con un incremento del 47%; el aumento desde el 2010 supera el 143%, y revela que uno de cada tres muertos por sobredosis de opiáceos es hispano. Además, el último año reportado por los hospitales de la ciudad, revela que hubo 58,286 ingresos de pacientes por drogas, lo que representa el 8% del total de admisiones. Algo devastador.

Así lo admite el propio alcalde Bill de Blasio, y bajo la premisa de que Nueva York hará lo que sea posible para disminuir las muertes, la Ciudad intensificó este mes la campaña “Salva una vida, carga Naloxona”. La iniciativa pretende “inundar” los cinco condados con el medicamento, que revierte los efectos de sobredosis de opiáceos, promoviendo que más personas puedan tenerlo a mano para darle una nueva oportunidad de vida a otros neoyorquinos.

El año pasado el Departamento de Salud repartió 65,000 kits del medicamento y la meta es que este año la cifra supere los 100,000, y que además de neoyorquinos de a pie, el “antídoto” contra las sobredosis de opiáceos esté en manos de más uniformados del NYPD, personal de las cárceles, albergues, el Subway, organizaciones comunitarias y trabajadores incluso de bares y discotecas.

Esas muertes son prevenibles. Cuando se trata de tratamientos para la adicción a los opiáceos y la sobredosis, sabemos lo que funciona y tenemos buenas herramientas. Ahora debemos asegurarnos de que todos los neoyorquinos tengan acceso al conocimiento y los recursos que necesitan para salvarse a sí mismos o a alguien que aman”, aseguró la primera dama Chirlane McCray, destacando que tras un año de lanzado el programa “HealingNYC” (Curando a Nueva York) contra las sobredosis, es urgente intensificar la lucha, poniendo Naloxona en todas partes.

Hillary Kunins, comisionada adjunta para el consumo de alcohol y drogas del Departamento de Salud, destacó que la prevención de muertes por sobredosis de opiáceos sigue siendo una prioridad y advirtió que la meta es reducir las fatalidades en un 35% para el año 2022. “Naloxona es una herramienta clave para salvar vidas y frenar la epidemia de opiáceos, y estamos comprometidos en proporcionar este medicamento a todos los neoyorquinos que lo necesiten”, dijo la funcionaria.

Hispanos entre los más afectados

En 2016 las muertes de hispanos por sobredosis representaron el 32% del total de los decesos por abuso de drogas; el 80% fueron hombres y la mayoría de fallecidos (el 56%) estaba entre los 35 y 54 años. Asimismo, la tasa de muertes por sobredosis de latinos aumentó en un 35% entre 2015 y 2016, pasando de 16.4% a 22.1%.

Y para llamar aún más la atención de los neoyorquinos sobre la importancia de armarse de Naloxona, la Ciudad también arreció su batalla con una intensa campaña informativa con anuncios en trenes, autobuses, sitios públicos y periódicos, en la que también hay muchos carteles en español.

“Una noche cuando regresaba del trabajo, encontré a mi vecino tirado en el piso. Estaba azul y no respiraba. Le di Naloxona, que siempre llevo conmigo, y en dos minutos ya estaba respirando otra vez. Le salvé la vida”, se lee en una de las publicidades del tren 6, donde una mujer identificada como Evelyn, muestra el valor de portar el medicamento, que desde que marzo del año pasado cuando empezó a ser distribuido masivamente, ha salvado a por lo menos a 824 personas que reportaron haberlo usado.

“Estamos listos como Superman para salvar a quien lo pueda necesitar”, comentó el dominicano Juan de la Cruz, tras leer el anuncio y declararse presto a llamar a la línea 311 para recibir su kit.

Alyssa Aguilera, codirectora ejecutiva de la organización Vocal NY, que ayuda a personas con adicciones, aseguró que a medida que la ciudad experimenta tasas récord de muertes por sobredosis, mantener viva a la gente debe ser una prioridad, y aplaudió que se esté aumentando el acceso al “antídoto”.

Clara Cardelle le ha salvado la vida a hombres latinos que han sufrido sobredosis por heroína en Washington Heights. La mujer, de origen cubano y residente en ese vecindario del Alto Manhattan, ha resucita a los adictos utilizando el antídoto Naloxone.

Naloxona debe estar en manos de cualquier persona que pueda ser testigo de una sobredosis: esto incluye a las personas que usan drogas, sus familias y sus vecinos”, comentó la activista, quien hizo un llamado a la comunidad hispana para que se sume activamente a la campaña de ayuda. “La sobredosis está afectando especialmente a las comunidades donde viven muchos latinos como el Alto Manhattan y El Bronx. Debemos educarnos y capacitarnos para cuidarnos unos a otros y posiblemente salvar una vida”.

Corey Johnson, presidente del Concejo Municipal, advirtió que abordar la crisis de opiáceos que azota a la Gran Manzana requiere un enfoque proactivo e integral, como la iniciativa HealingNYC. “Este es un plan que prioriza la vida y coloca recursos muy necesarios en los servicios de tratamiento y salud mental”, dijo el político.

El Bronx tiene 3 de los 5 barrios donde más muertes por sobredosis de opiáceos se han registrado en la ciudad, y en sitios como el Bronx Action Center se ofrecen talleres para enseñar a usar la Naloxona, cruciales, según el concejal de ese condado Ritchie Torres, para que menos personas terminen en el cementerio.

“Ser capaz de administrar Naloxona en una situación de emergencia, puede ayudar a salvar vidas. Cuanta más gente sepa cómo administrarla, más vidas se salvarán”, manifestó el concejal.

Campaña contra la sobredosis en cifras:

  • 100,000 kits de Naloxona es la meta para entregar este año.
  • 65,000 kits fueron distribuídos en 2017 por el DOHMH.
  • 1,068 muertes por sobredosis se reportaron en los primeros 8 meses del 2017.
  • 1,374 muertes por sobredosis  en 2016.
  • 937 muertes por sobredosis en 2015.
  • 143% aumentaron las muertes en NY por sobredosis entre el 2010 y 2016.
  • 82% de las muertes por sobredosis en NY estuvieron relacionadas con opióides o Fentanil en 2016.
  • 3 de los 5 vecindarios con mayor registro de muertes están en El Bronx.
  • 64,000 muertes por sobredosis de opiáceos se registraron en el 2016 en todo el país; cinco veces más que en 1999.
  • 600 personas murieron en Long Island en 2017 por sobredosis de opiáceos.
  • 58,286 hospitalizaciones relacionadas con abuso de drogas se registraron en 2016.
  • 21,193 de esas hospitalizaciones fueron por opiáceos.
  • 8% del total de hospitalizaciones en la ciudad de Nueva York son por afecciones relacionadas con abuso de drogas.
  • 824 personas han reportado haber sido salvadas con Naloxona desde que empezó la campaña en marzo del año pasado.
  • $38 millones es la inversión anual de la Ciudad en iniciativas contra la sobredodis, incluyendo la distribución de Naloxone.
  • 40% de las personas con un trastorno por uso de sustancias también tiene un problema de salud mental, pero menos de la mitad recibe tratamiento
  • 700 farmacias en Nueva York venden Naloxona sin prescripción médica.
  • 82% de las muertes por sobredosis estuvieron relacionadas con opióides o Fentanil en 2016.
Las campañas de educación incluyen la distribución de Naloxone, el antídoto para revertir una sobredosis.

Dónde pedir ayuda:

  • Para saber dónde y cómo obtener un kit de Naloxona, llame al 311
  • También puede visitar la página nyc.gov/health/naloxone
  • Para recibir tratamiento, llame al (888) 692-9355