No hubo ‘Aztecazo’ y Saprissa fue eliminado por el América

El cuadro costarricense no pasó del empate en la Ciudad de México y las Águilas vuelan ya a cuartos de la Concachampions

CDMX, México – El América no está para “Aztecazos“.

Las Águilas liquidaron la serie de octavos de final de la Concachampions contra Saprissa tras igualar 1-1 ante los ticos en el duelo de vuelta, y culminar con un marcador de 6-2 en el global.

La escuadra costarricense se animó a creer en el milagro, a confiar en la sorpresa y castigar rápido a los de Coapa.

Pero nadie fue tan rápido como Carlos Darwin Quintero, quien no le dio ni tiempo a la afición azulcrema de abuchearle, pues al minuto de juego acarreó el balón desde media cancha y antes de llegar a la media luna sorprendió con un disparo al arquero tico, Kevin Briceño, para el 1-0.

Aunque el DT, Vladimir Quezada, intentaba reanimar a los suyos, en la cancha del Azteca divagaban unos morados a los que se les había ido el alma antes de los primeros cinco minutos, fiel reflejo a lo sucedido en el duelo de ida.

Ya lastimado, Saprissa retrasó sus líneas el resto del primer tiempo y evitó a toda costa que América le propinara otra goleada de escándalo.

Pese a ello los de Miguel Herrera tuvieron sus oportunidades.

Al 23′, Matheus Uribe se inventó una genialidad por la banda derecha y sirvió a placer para Henry Martín, quien acomodó mal el cuerpo a la hora de disparar y mandó lejos una opción clara.

El segundo tiempo permitió al “Piojo” pensar a futuro, en el duelo de Chivas el próximo sábado. Por ello le dio salida a Oribe Peralta, de discreto partido, para ingresar a Andrés Ibargüen, quien lució intermitente y generando poco peligro.

Saprissa, ya con seis en contra, buscaba lavarse la cara, esa frase a la que tanto apelaron los veteranos del equipo, Christian Bolaños y Daniel Colindres, apostando a dejar en alto el orgullo del futbol tico.

Quizá por eso el coraje con el que impactó Mariano Torres la pelota en el 52‘, un escopetazo que resultó imposible de detener para Óscar Jiménez y que valió la igualada.

El ‘Monstruo’ despertó por momentos, mordió la cancha e incómodo al América con un juego ríspido. Se había lavado la cara para beneplácito de los 200 aficionados que le acompañaron en el Azteca.

En tanto que América cumplió el trámite, enfrentará al Tauro de Panamá en cuartos de final, pero a partir de mañana su atención pertenecerá al Guadalajara.