Dos fiscalías inician una investigación sobre Facebook

Las acciones de la empresa vuelven a caer por su relación con Cambridge Analytica
Dos fiscalías inician una investigación sobre Facebook
Mark Zuckerberg, fundador de Facebook /EFE

Facebook volvió a caer ayer en Bolsa en una jornada en la que se seguían cuestionando los fallos de esta empresa a la hora de proteger los datos de sus usuarios. Las declaraciones de un testigo el pasado fin de semana apuntan a que la consultora Cambridge Analytica se hizo de forma ilegal con datos de millones de usuarios de esta red social en 2016.

Los servicios de Cambridge Analytica fueron usados por la campaña de Donald Trump y ayer The Guardian explicaba que admitieron estar tras la campaña de desprestigio de Hillary Clinton además de gestionar la publicidad digital del candidato republicano.

En una grabación clandestina hecha por el Channel 4 del Reino Unido, el presidente de la empresa, Alexander Nix, habló de las estrategias que han usado en varias elecciones en todo el mundo para manipular opiniones y tender trampas a oponentes políticos usando prostitutas en algunos casos. Nix fue suspendido el martes por el consejo de la empresa.

Ante la cascada de información sobre la posible manipulación y el uso de información privada, los fiscales generales de Nueva York, Eric Schneiderman, y Massachusetts, General Healy, han demandado una carta de demanda a Facebook, “como un primer paso en nuestra investigación conjunta para llegar al fondo de lo ocurrido”. Desde la fiscalía de Nueva York se explicaba que los consumidores tienen el derecho de saber cómo se usa su información “y empresas como Facebook tienen la responsabilidad fundamental de proteger la información personal de sus usuarios”.

Tanto en el Reino Unido como en EE UU se empieza a cuestionar desde el poder político y el judicial tanto el papel de Cambridge Analytica como el de Facebook. La senadora americana Dianne Feinstein ha pedido al comité judicial que habra una investigación y varios medios afirmaban que la FTC ya ha abierto una investigación a la red social que si se cierra con multas puede tener el potencial de pasar una factura de miles de millones a la empresa.

En Facebook se celebró ayer una reunión de empleados para hablar de la situación pero ni el presidente, Marck Zuckerberg, ni la directora de operaciones, Sheryl Sandberg, estuvieron en la reunión, según trascendió a medios como la CNN y The Daily Beast. Desde la empresa se emitió un comunicado diciendo que ambos entienden la gravedad de la situación y están trabajando sobre ello.