Proponen ley en NYC que permite ‘desconectarse’ fuera del horario laboral

El proyecto del concejal Rafaél Espinal evita que empleados tengan que responder emails o llamadas luego que hayan terminado sus jornadas
Proponen ley en NYC que permite ‘desconectarse’ fuera del horario laboral
El concejal Rafael Espinal presentó 'The Right to Disconnect' para proteger a los trabajadores
Foto: Mariela Lombard / El Diario

El concejal Rafael Espinal presentó este jueves una propuesta de ley para proteger a los trabajadores frente a la obligación de trabajar horas extra sin cobrar. ‘The Right to Disconnect’ (El Derecho a Desconectar) convertiría en ilegal la exigencia del empleador de que un trabajador acceda a mensajes de trabajo tras concluir su jornada laboral.

La legislación afecta a los empleadores privados que tengan a su cargo a 10 o más trabajadores y exigiría al empleador crear una póliza que informe a sus subordinados de sus derechos.

El Departamento de Asuntos del Consumidor (DCA) será el responsable de reforzar la ley, teniendo autoridad para investigar reclamaciones e imponer multas. Leyes similares a esta ya han sido implantadas en otros países como Francia, Alemania, Italia y Filipinas.

Nueva York sería la primera ciudad del país en reclamar este derecho y protección frente a la represión laboral. Sin embargo, la legislación no prohibiría que los empleadores o empleados se comuniquen o trabajen por voluntad propia una vez finalizada su jornada.

“Después de irnos de la oficina, muchos de nosotros estamos pegados a nuestros teléfonos actualizando nuestros ‘feeds’, pero la mayoría de las veces también nos mantenemos informados sobre nuestro trabajo o nuestros jefes. Mientras que la tecnología ha incrementado el acceso a la gente y las ideas, por otro lado ha hecho posible que los empleados estén al teléfono 24/7”, declaró el concejal Espinal.“Necesitamos establecer límites claros para los empleados, para que estos puedan mantener un equilibrio sano entre el trabajo y la vida personal, así como vivir sin miedo a ser reprimidos si no contestan a comunicados del trabajo después de las horas laborales”.

Espinal considera que el derecho a desconectar ha resultado efectivo en otros países y es hora de implantarlo en la ciudad de Nueva York para dar un paso adelante en la protección de los derechos de los trabajadores. El concejal defiende el derecho a los empleados a no ser reprimidos, puesto que “no existe una línea roja entre el inicio y el final de la jornada laboral”.