Trump enfurece por filtración de preguntas del fiscal especial Robert Mueller

Y califica todo como "una cacería de brujas"
Trump enfurece por filtración de preguntas del fiscal especial Robert Mueller
El presidente Trump califica la indagatoria en su contra como una "cacería de brujas".
Foto: EFE/Olivier Douliery

El presidente Donald Trump calificó de “vergonzosa” la filtración de preguntas que el fiscal especial Robert Mueller quiere hacerle sobre su equipo de campaña y parte de su Gabinete sobre la intervención de Rusia en las elecciones de 2016.

La lista de los supuestos cuestionamientos fue dada a conocer por el New York Times y se divide en cuatro temas: el despido del director del FBI, James Comey; el fiscal general Jeff Sessions, el exdirector de seguridad nacional, Michael Flynn, y el su exdirector de campaña, Paul Manafort.

“Es vergonzoso que las preguntas sobre la cacería de brujas rusas fueran ‘filtradas’ a los medios”, publicó el mandatario en su cuenta de Twitter. “Ninguna pregunta sobre colusión. Oh, ya veo… tienen un crimen inventado, falso, colusión, que nunca existió, y comenzó una investigación con información clasificada filtrada ilegalmente. ¡Bonito!”.

Luego el presidente Trump escribió un mensaje sobre las negociaciones para desmantelar las armas nucleares de Corea del Norte y volvió a la investigación de Mueller.

“¡Parecería que la fuerte obstrucción de la justicia nunca pasó! ¡Cacería de brujas!”, expresó.

Las preguntas publicadas este martes también buscan conocer detalles de la reunión del hijo del mandatario, Donald Trump Jr., con la abogada rusa Natalia Veselnitskaya en la Torre Trump, previo a las elecciones, donde supuestamente se proporcionaría información en contra de la excandidata demócrata Hillary Clinton.

Otros cuestionamientos sobre los negocios del mandatario, particularmente aquellos en Moscú.

Según el Times, la mayoría se relaciona con una posible obstrucción de la justicia, lo que demuestra cómo creció una investigación sobre la intromisión electoral de Rusia, aunque el presidente considera que ninguno de los cuestionamientos apunta a ello y lo califica de “cacería de brujas”.