Cuánto dinero debo dar de mesada a mi hijos y cuándo

El dinero que le damos a los hijos es esencial en la educación financiera
Cuánto dinero debo dar de mesada a mi hijos y cuándo
La mesada ayuda a los niños con sus finanzas. Shutterstock
Foto: Shutterstock .

Uno de los hitos de la crianza de los hijos es el momento en que se les da dinero para su sostenimiento durante las horas que están sin sus padres. Ese auxilio económico que algunos llaman mesada.

Los chicos suelen usar el dinero para su comida en la escuela o para los helados con los amigos durante las vacaciones. Luce como algo menor pero ese dinero es importante para la educación financiera. Es aquí cuando se aprende sobre su administración.

Cuándo

No hay una edad específica para decidir una mesada para los hijos pero lo usual es que comience en la escuela primaria, cuando tienen acceso a una cafetería. Es ahí cuando los niños tienen claro que hay que pagar por las cosas. La diferencia es que no está mamá o papá para pagar. La decisión es de ellos.

En este punto es importante hablar del ahorro. Si el niño quiere un nuevo juguete o un paseo a un parque temático es el momento del reto de ahorrar para logra un objetivo.

Frecuencia

Mesada viene de mes, pero está bien calcular una suma semanal para comenzar. Una vez lleguen a la adolescencia se puede pactar mensualmente, lo cual incita a un planificación de largo plazo.

Cuánto

Expertos recomiendan la fórmula de $1 dólar a la semana por cada año de vida. Esto quiere decir que si el menor tiene siete años, su dinero semanal será $7.  Al año siguiente tendrá $8.

Sin embargo, todos sabemos que el costo de vida aumenta o es diferente entre ciudades. Estudia el presupuesto familiar y haz tu propia fórmula.

Para tener en cuenta

Es recomendable que la mesada no sea condicionada a trabajos de casa. Los niños deben entender que estar en familia implica solidaridad y tareas conjuntas. Y hay que recordar el consejo de algunos millonarios: “se trabaja para aprender, no para hacer dinero”.

Y si los padres enfrentan la situación de prestar dinero a los niños, la firmeza es importante. Olvidar que el menor tiene la responsabilidad de pagar de vuelta es contraproducente. Tener un recibo firmado es importante.