Destacan beneficios económicos del Dream Act. para Nueva York

Un estudio busca justificar el proyecto de ley que se encuentra estancado en la Legislatura estatal
Destacan beneficios económicos del Dream Act. para Nueva York
Un grupo de ‘Dreamers’ junto al senador estatal José Peralta durante una manifestación de respaldo al Dream Act. de Nueva York.

NUEVA YORK. – Un informe destaca los beneficios económicos que el estado recibiría si se aprobara el Dream Act., la ley que daría acceso a los inmigrantes indocumentados a recibir ayuda financiera estatal para la universidad.

El estudio subraya por ejemplo que los graduados universitarios ganan entre $ 10,000 y $ 25,000 más en salarios por año en comparación con aquellos sin un título universitario.

Así mismo destaca que la asistencia máxima del estado de $ 20,000 otorgado a un estudiante resultará en la recaudación de aproximadamente $ 150,000 en impuestos estatales y locales durante una carrera de 40 años y lo más importante, la mayoría de los ‘Dreamers’ continuarán viviendo y trabajando en el estado de Nueva York.

Los senadores estatales Andrea Stewart-Cousins, Jeff Klein y José Peralta revelaron este martes el estudio: “Manteniendo la promesa de Nueva York: el aspecto económico del Dream Act. del Estado de Nueva York”, con el que se busca demostrar el impacto en la economía del estado, una vez que el proyecto de ley, que se encuentra estancado en la Legislatura estatal, se apruebe.

De acuerdo a los patrocinadores del estudio, actualmente, solo del 5 al 10% de los 4.550 estudiantes indocumentados que se gradúan de la escuela secundaria cada año, asisten a la universidad debido a su inelegibilidad para solicitar el Programa de Asistencia de Matrícula (TAP) y otras formas de ayuda financiera.

“Este es el momento de corregir esto. Debemos asegurarnos de que los estudiantes tengan la oportunidad que merecen de obtener un título universitario. Esta legislación de sentido común es una situación en la que todos ganan, ya que el Dream Act. se paga solo”, dijo el senador Peralta, principal promotor del proyecto de ley.

Según un análisis del Instituto de Política Fiscal que estima el costo y los beneficios del Dream Act. del estado de Nueva York, los ‘Dreamers’ generan $ 1.4 mil millones en actividad económica para el estado y contribuyen $ 115 millones en impuestos estatales y locales.

El Dream Act. requeriría $ 20 millones adicionales en fondos cada año, menos de una mera expansión del 2% del programa estatal TAP, que cuesta más de $ 900 millones anuales. El TAP otorga $ 5,000 anuales para universidades de cuatro años y $ 4,000 para universidades de dos años.

Andrea Stewart-Cousins, líder demócrata de Senado, defendió que el gobierno estatal tiene la responsabilidad de garantizar que todos los neoyorquinos, independientemente de la documentación, tengan acceso a una educación de alta calidad.

“Aprobar el Dream Act. no es solo lo justo, es lo correcto en términos económicos. Es por eso que debemos aprobarlo y ayudar a más jóvenes a liberar todo su potencial, tal como lo demuestra el informe”, insistió Stewart-Cousins.

Entre tanto el senador Jeff Klein dijo que hacer que la universidad sea asequible, debe ser un objetivo para todos los estudiantes que desean tener la oportunidad de superarse a sí mismos, a su comunidad y a este estado.

“Somos un estado de inmigrantes, forjados por el arduo trabajo de nuestros antepasados, unidos para hacer de Nueva York un mejor lugar para vivir y formar una familia. Ha llegado el momento de hacer realidad el Dream Act.” dijo el senador.

Desde 2001, los neoyorquinos indocumentados han sido elegibles para la matrícula dentro del estado en las universidades CUNY y SUNY. Nueva York se convirtió en el cuarto estado en ofrecer tasas de matrícula dentro del estado a estudiantes indocumentados, sin embargo, aún no son elegibles para recibir ayuda financiera estatal.

Algunos estados, como California y Texas, han puesto a disposición de los estudiantes la asistencia financiera de la universidad estatal independientemente de su estatus migratorio. Solo este año, Nueva Jersey, Connecticut y Oregón también promulgaron leyes, muy parecidas a la Ley DREAM, que ofrecerá a los estudiantes indocumentados asistencia para la matrícula similar a la de sus compañeros.