Madre de ’Junior’ agradece a Dios los arrestos y pregunta por qué mataron a su hijo

Piensa que en la bodega nadie ayudó a Lesandro Guzmán-Feliz cuando huía de sus atacantes
Madre de ’Junior’ agradece a Dios los arrestos y pregunta por qué mataron a su hijo
Leandra Feliz en su hogar
Foto: CAPTURA PIX11

“Dios mío, gracias por avisarme. Estoy muy feliz”, dijo Leandra Feliz al recibir la noticia del 12do arresto sobre el homicidio de su hijo quinceañero Lesandro “Junior” Guzmán-Feliz.

La desconsolada madre habló con PIX11 News cuando se cumplen tres semanas del crimen del 20 de junio, período en el que han circulado diversos videos sobre el hecho y sus protagonistas.

En uno de los más polémicos se denuncia que mientras varios civiles asistían al joven ensangrentado, dos agentes policiales observaban sin ayudar. Pero Feliz está satisfecha con la labor que está haciendo NYPD. “Están trabajando bien y rápido”.

La vecina del Bronx ha estado visitando la tumba de su hijo todos los días para ayudar a pasar el tiempo. “No es fácil dormir”, afirmó. “La única forma en que puedo dormir es si tengo una camiseta con la foto de mi hijo, y la pongo en mi pecho, entonces puedo ir a dormir con mi amado hijo porque siento que lo estoy abrazando”.

Vecinos, curiosos y hasta turistas se han acercado frente a la bodega cerrada donde Guzmán-Feliz fue asesinado y que se convirtió en una especie de memorial en su nombre, con velas y recuerdos. El sitio fue despejado durante el fin de semana, pero un nuevo mural del joven se encuentra en 183rd Street y Bathgate Avenue.

La policía le había dicho a la familia que la vereda debía limpiarse por razones de seguridad. “No quiero que la tienda abra más porque nadie lo ayudó adentro. Podrían haberle salvado la vida. Mi hijo ya estaba adentro. Podrían haber hecho algo, cerrar la puerta, llamar a la policía. No hicieron nada”, aseguró.

Aunque el bodeguero Modesto Cruz ha dicho que hizo lo que pudo y mostró un video como prueba, Feliz insiste en que “no hicieron nada antes ni después cuando lo apuñalaron y sangraba, y simplemente lo expulsaron”.

“Me gustaría recuperar a mi hijo”, dijo. “No siento que soy la misma persona. Necesito el cierre. Mataron a mi hijo, tienen que pagar”.

“Quiero saber por qué mataron a mi hijo”, conluyó la señora pensando en la banda “Los Trinitarios”. Las teorías policiales apuntan a que los pandilleros buscaban venganza por un video sexual y confundieron a Guzmán-Feliz con otra persona.