Buscan acabar con falsos abogados que estafan inmigrantes en NY

La congresista Nydia Velázquez presentó una propuesta de ley para destinar $15 millones al año para combatir a inescrupulosos que se aprovechan de indocumentados

NUEVA YORK – Se les conoce como los ‘notarios fraudulentos’ y son falsos profesionales sin diploma en Derecho que proporcionan consejos legales en asuntos de inmigración. Habitualmente se ofrecen para llenar formularios con el objetivo de conseguir visas, permisos de trabajo o regularizar el estatus migratorio de indocumentados.

El viernes, la congresista demócrata Nydia Velázquez introdujo una propuestade ley para combatir este problema. La medida autorizaría el desembolso de $15 millones de dólares al año para combatir el fraude. El plan se llevaría a cabo con la colaboración deautoridades estatales o locales junto con asociaciones sin ánimo de lucro. Estos planes incluirían líneas de atención telefónica, páginas web informativas y campañas preventivas.

“En Nueva York nuestros vecindarios más vulnerables fueron estafados y, en algunos casos, se vendió a algunos inmigrantes servicios engañosos sobre los que se les dijo que les protegían contra la deportación”, lamentó la congresista Velázquez, quien fuera en 1993 la primera mujer puertorriqueña  en ser elegida para el Congreso.

El fraude de los notarios es un problema permanente. De hecho, el año pasado el alcalde Bill de Blasio firmó una ley contra falsos asesores legales. Pero las familias inmigrantes se ven especialmente perjudicadas en este momento en que el proceder de la Administración Trump incrementa el temor en estas comunidades.

Grupos pro inmigrantes recomiendan que los inmigrantes tengan precaución con personas que se hacen pasar como abogados o notarios y defrauden los inmigrantes.

Reportes hacen referencia a decenas de casos en todo el país en los que personas sin escrúpulos defraudaron a inmigrantes. Los estafadores hicieron promesas irreales, completaron incorrectamente los trámites de los clientes o se hicieron pasar falsamente por abogados. Esta situación, incluso, puede colocar a miles de indocumentados en proceso de deportación.

La Comisión Federal de Comercio (FTC) registró un aumento del 25 % en el número de quejas por servicios migratorios fraudulentos entre 2012 y 2015, de acuerdo con data divulgado el año pasado por la agencia Efe.

En algunas de las casi mil denuncias recibidas por la FTC en 2015, cada una de las estafas telefónicas o directas había afectado a centenares de inmigrantes.

“He visto cientos de personas perder miles de dólares con la esperanza de ganar estatus legal, un dinero que podían haber usado para ayudar a su familia”, relató Narbada Chhetri, director de organizaciones y programas de la asociación Adhikaar, que ayuda a inmigrantes.