¿Mejor sueldo? razones para el escepticismo

Los empresarios prevén aumentar contrataciones y subir salarios. Hasta ahora, lo segundo lo han hecho más que tímidamente
¿Mejor sueldo? razones para el escepticismo

El mes pasado se crearon 157,000 empleos nuevos y la tasa de desempleo quedó en el 3.9%. El mercado laboral sigue con el viento de la economía a su favor y los empresarios parecen seguir dispuestos a mantener los altos niveles de contratación.

Según el pronóstico de mediados de año de la plataforma de empleos CareerBuider, 63% de los empleadores planean contratar a trabajadores de forma permanente y a tiempo completo en la segunda mitad de 2018. El año pasado era el 60% quienes tenían estos planes para el segundo semestre.

Cada vez hay más competencia a la hora de contratar que antes entre las empresas y según los analistas del blog de otra de las plataformas, de trabajo, Indeed, más de la mitad de los empleadores dicen que es difícil o muy difícil encontrar a la persona correcta para su negocio y hay vacantes que no se cubren en menos de 30 días.

Un 35% dice que es más complicado añadir plantilla a una empresa de lo que era hace cinco años y CareerBuilder eleva ese porcentaje al 50% cuando se refiere a todos los empleadores independientemente de su tamaño.

“El bajo desempleo y la falta de capacitaciones continua afectando a empleadores que están tratando contratar a todos los niveles en sus organizaciones”, explicaba Matt Ferguson, presidente de CareerBuilder en un comunicado. Ferguson dice que el hecho de que se tarde más en encontrar a trabajadores está dando a estos “más poder de negociación” y señala que 58% de ellos incrementarán los salarios de sus trabajadores antes de que acabe el año.

Pero hay razones para el escepticismo con esas intenciones porque ya se han oído antes y aunque es cierto que se sigue contratando a buen ritmo los salarios no solo no se ha recuperado con respecto a los que había antes de la Gran Recesión sino que apenas han subido como cabría esperar de un mercado laboral tan tenso.

Dean Baker del Center for Economic and Policy Research, comentaba a este diario que “cabría haber esperado que los salarios subieran ya”. Para este economista, “solo si suben un 4% o un 5% se puede tomar en serio” que digan que hay recuperación salarial.

Baker acepta que la productividad no está creciendo mucho y que la subida del precio del petróleo está afectando a la inflación por lo cual las subidas actuales de las costos de las compensaciones del 2.8% desde junio de 2017 a junio de 2018 con una inflación del 2,9% se quedan en nada. Pero este economista además explica que en cualquier caso la subida es baja y en el último trimestre estos costos crecieron apenas un 0.6% “es una caída modesta con respecto a anteriores trimestres, desde luego no es una aceleración”.

“Es absurdo que digan que no hay trabajadores”, critica este economista del Center for Economic and Policy Research. “Los trabajadores están ahí, alguien los tiene contratados y más gente se cambiaría incluso de estado por la cantidad de dinero adecuada”, dando a entender que lo que falta es disposición a pagar más.

Según CareerBuilder los dos empleos que más se van a demandar son “servicios al consumidor y ventas”, el resto son más técnicos. Baker tampoco cree que la cuestión de encontrar personal con capacidad para ciertos trabajos sea universal y recuerda que los trabajos que muchos de los trabajos que más crecen son en el sector servicios donde los entrenamientos para un puesto no llevan más de dos o tres días.

Este economista lamenta que muchos de los trabajos por los que existe competencia en el sector servicios están afectados por un menor poder de negociación dado el escaso poder de los sindicatos y las cláusulas de no competencia que ahora se encuentran en empleos de servicios como peluqueros o empleados de restaurantes de comida rápida y cuya legalidad duda así como el hecho de que se usen en el libre mercado.