Entre más gordo, más riesgo de estas enfermedades horrendas


Es un mal de nuestro tiempo que, además de tener repercusiones psicológicas en muchos casos, afecta el desempeño del organismo en su totalidad con consecuencias que pueden ser fatales. Se trata de la obesidad.

Prácticamente el 40 por ciento de la población de EEUU padece de obesidad, de acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Lo que significa que más de 93 millones de personas podrían enfermar de varios padecimientos, pero algunos son mortales, como el cáncer, las enfermedades del corazón y la demencia, entre otros.

Cáncer

El 55 por ciento de todos los casos de cáncer diagnosticados en las mujeres se asocian con el sobrepeso y la obesidad; lo mismo ocurre con los hombres pero en el 24 por ciento de los casos. Algunos de los tipos de cáncer más común entre personas obesas son el de estómago, mama, colorrectal, hígado y riñón.

De acuerdo con los CDC, los casos de cáncer asociados con la obesidad se incrementaron en 7 por ciento entre 2005 y 2014, mientras los que no están relacionados con la gordura, descendieron.

Infarto

Una investigación publicada en el Journal of the American Heart Association, realizada entre 500,000 personas de 40 a 69 años, demostró que quienes cargan más peso alrededor de la cintura, tienen un riesgo hasta 20 por ciento mayor de sufrir un infarto, especialmente en el caso de las mujeres. En los hombres, el riesgo aumenta un 6 por ciento.

Sin embargo, los especialistas hacen un llamado a vigilar la grasa abdominal en hombres y mujeres, pues ello implica que esa grasa se encuentra también alrededor de los órganos internos y afecta su funcionamiento. Así que si no es un infarto puede ser diabetes o padecimientos arteriales.

Demencia

La grasa asociada con la obesidad, afecta incluso al cerebro. Un estudio realizado en Irlanda demostró que los adultos obesos mayores de 60 años presentan más casos de demencia que quienes tienen un peso normal.

Las personas con sobrepeso no tienen tan buenos resultados en las pruebas de memoria y capacidad visoespacial como quienes no tienen sobrepeso. Los investigadores señalaron que la grasa del vientre tiene un impacto negativo en la función cognitiva porque aumenta la secreción de marcadores inflamatorios, que están asociados con un mayor riesgo de demencia.

Los cuidados

Todos hemos escuchado las recomendaciones para evitar la obesidad: consumir más frutas y verduras, evitar comidas fritas o azucaradas, cuidar el consumo de bebidas dulces y realizar más actividad física. Incluso, acudir con un profesional de la nutrición puede ser la mejor opción. Todos hemos escuchado estas recomendaciones, lo difícil es seguirlas.