Repartidor de pizza sale airoso en primera cita con Inmigración

Al ecuatoriano Pablo Villavicencio le aprobaron la petición de ajuste de estatus tras su entrevista con USCIS pero ahora deberá conseguir que la corte de Inmigración anule su orden de deportación
Repartidor de pizza sale airoso en primera cita con Inmigración
A Pablo Villavicencio le aprobaron su solicitud de ajuste de estatus en USCIS
Foto: archivo

Los nervios que este martes invadían a Pablo Villavicencio, el repartidor de pizza que fue entregado a ‘La Migra’ en junio pasado cuando llevaba una orden a una base militar en Brooklyn, se convirtieron en sonrisa y felicidad.

Tras asistir a la entrevista con un oficial de USCIS para analizar la petición que había sometido su esposa ciudadana a fin de ajustar su estatus migratorio, el ecuatoriano recibió la aprobación de su caso, el primer paso en el proceso para regularizar su presencia en este país.

“Hoy es un día maravilloso para mí y toda mi familia. Gracias a Dios nos fue bien y estoy muy feliz porque ya dimos el primer paso, y ahora tenemos que seguir el procedimiento para que un juez tumbe mi deportación”, comentó el inmigrante, quien en 2010, tras perder un caso de asilo, firmó una salida voluntaria que no cumplió, lo que lo puso en el radar de las autoridades migratorias.

Villavicencio comentó que la entrevista con el agente de USCIS de Long Island, donde tuvo la cita, duró 20 minutos y transcurrió con mucho respeto y amabilidad y calificó al oficial que los atendió como “un repartidor de justicia”.
.
“Nos preguntaron sobre nuestro matrimonio, sobre cuándo nos habíamos conocido, la fecha de nacimiento de mis hijas y detalles generales que nos devolvieron la fe y la esperanza porque entendemos que están actuando con justicia en mi caso y de manera imparcial”, dijo el padre de familia, quien a la diligencia acudió con su esposa, Sandra Chica, sus dos hijas Luciana, de 4 años, y Antonia, de 3, y su suegra.

Celebración en familia

Al terminar la cita, Pablo y su familia, en compañía de sus abogados, se fueron a desayunar a un restaurante cercano para celebrar, pero el inmigrante recalcó que la fiesta grande será el sábado, cuando le festeje el cumpleaños a sus dos “princesas”.

“Ahora estamos haciendo compras para el cumpleaños de mis niñas. Luciana cumplió el 20 de junio y no pude estar porque estaba detenido y como Antonia cumple el 24 de agosto, y les había prometido que ese día iba a estar con ellas, vamos a celebrarle la fiesta a las dos”, dijo al trabajador.

Pablo Villavicencio se fue a festejar la buena nueva en un restaurante de Long Island con su familia y sus abogados

La esposa de Villavicencio aseguró que la aprobación de la petición de ajuste de estatus por vía familiar es un respiro y se mostró positiva de que en unos meses un tribunal acepte revertir la orden de deportación contra su esposo.

Nos sentimos bendecidos y agradecidos. Esto no ha sido un proceso fácil, especialmente para las niñas, pero hemos encontrado personas en nuestro camino que han sido como ángeles y no han parado de ayudarnos”, dijo la colombiana, quien agradeció especialmente a la prensa y a los abogados de Legal Aid que han llevado el caso de su marido. “Esperemos que todo salga bien y cuando Pablo ya tenga los papeles, poder ir a visitar a su familia a Ecuador y también ir con las niñas a Disney”.

Los abogados de Villavicencio ahora tendrán que recurrir a los estrados legales para que un juez de inmigración eche para atrás la orden de remoción del ecuatoriano que sigue vigente, por no haber cumplido su salida voluntaria en 2010, y después poder iniciar los trámites para que obtenga su residencia.