El secreto en la popó de los bebés que ayudaría a enfermos de cáncer y diabetes

Tratar padecimientos con materia fecal no es algo nuevo
El secreto en la popó de los bebés que ayudaría a enfermos de cáncer y diabetes
Las heces de los bebés pueden tener un beneficio científico.
Foto: Shutterstock

En general, los bebés son muy sanos; sus enfermedades no suelen ser del tipo crónico ni degenerativo a diferencia de las que desarrollan los adultos. Es por ello que un equipo científico de la Escuela de Medicina Wake Forest, en Carolina del Norte, se dio a la tarea de analizar la manera en que los bebés podrían ayudar a combatir enfermedades comunes en nuestros días, como la diabetes, el cáncer y la obesidad.

Lo que los investigadores encontraron es sorprendente. Luego de recolectar la popó de 34 bebés sanos, hallaron un coctel de lactobacilos y bacterias enterococos que son básicamente bacterias buenas, es decir, probióticos.

De acuerdo con el estudio publicado en la revista Nature, estos probióticos presentes en las heces de los bebés pueden usarse para producir lo que se conoce como ácidos grasos de cadena corta. Los enfermos de diabetes, cáncer, trastornos autoinmunes y los obesos tienen menos de estos ácidos en su organismo, por lo que un elemento que les ayudara a producir más de esas sustancias, podría también auxiliarles en sus afecciones.

Los científicos alimentaron a ratones con un coctel de probióticos que contenía 10 cepas de bacterias extraídas de la popó de los bebés y también trataron heces humanas. Descubrieron que los probióticos cambian la composición del microbioma y estimulan la generación de ácidos grasos de cadena corta.

El uso de materia fecal para tratar enfermedades es un área de creciente interés para los equipos médicos. De hecho, ya hay padecimientos que se tratan mediante heces, como ocurre con los trasplantes fecales de persona a persona que se usan para atender a quienes sufren de episodios debilitantes de diarrea causados por la bacteria Clostridium difficile.