Entre más grande sea el cerebro, mayor el riesgo de sufrir cáncer

Al hablar de cáncer cerebral, el tamaño sí importa

Así se ve un tumor cerebral en una resonancia magnética.
Así se ve un tumor cerebral en una resonancia magnética.
Foto: Shutterstock

Cáncer en el cerebro. Nadie querrá escuchar estas cuatro palabras juntas de la boca de su médico.

El cáncer cerebral agresivo es considerado un tipo raro de cáncer, pero una vez que se tiene las probabilidades de supervivencia son relativamente bajas. Y existe un factor prácticamente incontrolable que puede determinar las posibilidad de sufrir cáncer cerebral: se trata del tamaño del cerebro.

Una investigación de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología ha revelado que entre más grande sea el tamaño del cerebro, mayores son las probabilidades de padecer cáncer cerebral. La razón es muy sencilla: un cerebro más grande implica que existen más células cerebrales, y entre más células existan, ocurren mayores divisiones celulares. En alguno de esos procesos de división celular, puede ocurrir alguna mutación que, a su vez, puede derivar en cáncer.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores usaron datos de pacientes que fueron operados por gliomas o tumores cerebrales de alto grado entre 2007 y 2015, midieron el tamaño de los cerebros a través de resonancia magnética y luego crearon modelos tridimensionales para medir el volumen cerebral intracraneal en mililitros.

A través de esta medición pudieron comprobar no sólo que los cerebros más grandes son más propensos a sufrir cáncer, sino también que los casos de cáncer cerebral ocurren más a menudo en hombres.

La explicación es que los hombres suelen tener cerebros más grandes no porque sean más inteligentes, sino porque su cuerpo es mayor y, para controlarlo, es necesario un cerebro más grande.

  • Los síntomas que advierten de un derrame cerebral
  • La relación entre el tamaño del órgano y la probabilidad del cáncer ocurre con otros órganos del cuerpo, como los senos. Investigaciones anteriores han demostrado que las mujeres de senos grandes son más propensas a desarrollar la enfermedad.