Seguro de salud universal parece más posible en el estado de Nueva York

Ahora, con los demócratas en control de ambas cámaras de la Legislatura estatal, podrían avanzar algunas leyes de salud aprobadas por la Asamblea pero que han sido bloqueadas por el Senado con mayoría republicana
Seguro de salud universal parece más posible en el estado de Nueva York
Por años los neoyorquinos han pedido tener un seguro de salud universal.
Foto: Archivo

Por años, y en algunos casos décadas, los asambleístas estatales neoyorquinos, la mayoría de ellos demócratas, han visto frustrados sus esfuerzo de impulsar leyes innovadoras y “progregistas” que, a pesar de haber sido aprobadas por la Asamblea, han sido bloqueadas continuamente por el Senado estatal que, hasta el pasado 6 de noviembre, estuvo controlado por los republicanos.

Pero ahora, tras las elecciones de medio término, que le dieron a los demócratas el control de ambas cámaras de la Legislatura en Albany, y que han permitido que el gobierno estatal esté unido bajo un mismo partido, muchos expertos y activistas se sienten optimistas ante la posibilidad de que algunas de esas leyes podrían ver, por fin, una luz al final del túnel.

Entre estos proyectos de ley destaca uno que cambiaría significativa y completamente el sistema de salud pública neoyorquino de ser aprobados por el Senado y luego ratificados por el gobernador Andrew Cuomo. Nos referimos al ‘New York Health Act’ (A.4738), patrocinado por el presidente del Comité de Salud de la Asamblea estatal, el demócrata por Manhattan Richard Gottfried, que es una especie de cobertura de salud universal de un pago único (‘universal single-payer health coverage’).

Esta ley de salud, que ha sido repetidamente derrotada en el Senado desde 1992, otorgaría cobertura médica integral a todos los neoyorquinos –unos 19.8 millones de residentes– independientemente de sus ingresos, empleo, edad, estado civil o su estatus migratorio. Tampoco tomaría en cuenta si la persona tiene condiciones de salud pre-existentes.

“Creo que estamos en un buen momento para que se apruebe este proyecto de ley en el pleno de la Legislatura. Lo hemos aprobado en la Asamblea cuatro años consecutivo y está será la primera vez que en el Senado tendremos una mayoría que está a favor de esta ley”, dijo a este diario el asambleísta Gottfried, quien aseguró sentirse optimista en que verá su proyecto hecho realidad el próximo año.

“Aunque no creo que ocurra al inicio de las sesiones en enero, esperamos que el proyecto sea aprobado durante el calendario de 2019. Pero no sólo tiene que pasar en la Asamblea y en el Senado, sino que tiene que ser firmado por el Gobernador (Andrew Cuomo) para convertirse en ley. Tendremos que tener muchas conversaciones para ganar su apoyo y lo firme”, agregó Gottfried.

Bajo el New York Health Act (Ley de Salud de Nueva York), todos los residentes del estado podrían inscribirse en un sistema de atención de la salud “universal” y tendrían acceso a una gama completa de doctores y otros proveedores de atención médica. Los beneficios incluirían atención integral para pacientes hospitalizados y ambulatorios, atención primaria y preventiva, medicamentos recetados, servicios de salud mental, pruebas de laboratorio y cuidados de rehabilitación, así como atención dental, de la vista y auditiva.

Esta cobertura universal sería financiada con fondos públicos estatales que a su vez se combinarían con los fondos federales que actualmente reciben los programas de salud de bajo costo como el Medicare, MedicaidChild Health Plus. La idea sería crear lo que se conocería como un Fondo Fiduciario de Salud de Nueva York.

“Como vimos en las recientes elecciones, a los republicanos no les gustaría nada más que desmantelar nuestro sistema de salud. A pesar de los esfuerzos de Washington por socavar el acceso a la atención médica asequible, creemos que los neoyorquinos y todos los estadounidenses merecen un sistema de atención médica que garantice la cobertura para todos. Continuaremos haciendo las inversiones necesarias en nuestros sistemas de salud para asegurar que todos nuestros ciudadanos tengan acceso a un sistema de salud de clase mundial”, dijo el presidente de la Asamblea estatal Carl E. Heastie, en un comunicado en el que destacó algunos de los temas en los que se concentrará la nueva Legislatura estatal, bajo control demócrata, al iniciar sus sesiones en 2019.

Derechos reproductivos de la mujer

Otro anteproyecto de ley, relacionado con la salud, y quizás el más polémico y el más atacado por los republicanos conservadores, es el conocido como ‘Reproductive Health Act‘ (S.2796), patrocinado por la senadora demócrata Liz Krueger y aprobado por la Asamblea en marzo pasado, el cual actualizaría y expandería la ley de derechos de reproducción y aborto de Nueva York para que coincida con los derechos actuales que otorga a las mujeres la ley federal (Roe v. Wade).

El gobernador Cuomo había prometido, durante su campaña electoral, que aprobaría este proyecto de ley dentro de los 30 días posteriores a la apertura de la próxima sesión legislativa, pero que la única barrera para lograr ese objetivo parecía ser el control republicano del Senado estatal algo que ha quedado en el pasado.

“Si bien Nueva York siempre ha estado a la vanguardia de la protección de los derechos reproductivos de las mujeres y de garantizar el acceso a la planificación familiar, las leyes de nuestro estado no han cambiado en más de 50 años. En la próxima sesión, espero finalmente ver la Ley de Salud Reproductiva escrita en la ley estatal’, dijo Heastie al asegurar que espera trabajar con el gobernador Cuomo y la nueva líder de la mayoría en el Senado, Andrea Stewart-Cousins, para elaborar una agenda de acción que de prioridad a las familias de Nueva York.

“También trabajaremos con el Senado para aprobar el ‘Comprehensive Contraception Coverage Act‘ y el ‘Boss Bill‘, asegurando que las mujeres en Nueva York tengan acceso a la anticoncepción y no puedan ser penalizadas por su empleador por sus opciones de atención médica”, agregó el presidente de la Asamblea.

Estos anteproyectos a los que se refiere Heastie son el S.3791A, también patrocinado por Krueger, que prohíbe la discriminación basada en decisiones de salud reproductiva y el S.3668, patrocinado por el senador republicano John Bonacic, que se refiere a la Ley de Acceso a los Servicios de Planificación Familiar y la Ley de Cobertura Anticonceptiva Integral.

“Con una mayoría pro-elección unificada en el Senado del estado para asociarse con nuestros campeones de larga data en la Asamblea y la rama ejecutiva, el Estado de Nueva York finalmente está a punto de convertirse en lider de la libertad reproductiva que necesita el país luego de la confirmación del juez Kavanaugh a la Corte Suprema de EEUU. ”, dijo Andrea Miller, presidenta del Fondo de Acción del Instituto Nacional para la Salud Reproductiva.

“Los líderes electos del estado de Nueva York ahora tienen el mandato de hacer que la aprobación de la Ley de Salud Reproductiva (RHA) sea su máxima prioridad para garantizar que el estado garantice finalmente el derecho y la capacidad de las mujeres para controlar sus vidas reproductivas y consagrar los derechos y el acceso al aborto en nuestras leyes estatales”, agregró Miller.

Otro anteproyecto de ley muy polémico que, aunque no han sido aprobados aún por la Asamblea, se encuentran en plena discusión, es el A-2383-A, conocido como ‘Medical Aid in Dying Act‘ (Ayuda Médica para Morir), patrocinado por la asambleísta Amy Paulin (D-Westchester), el cual le daría a los neoyorquinos adultos con enfermedades mortales  –como los que tiene cáncer en estado terminal–, y que estén en pleno juicio, la opción de solicitar a un doctor una prescripción  para un medicamento que puedan tomar por sí mismo y  que les permita morir pacíficamente mientras duermen, si su sufrimiento y dolor se vuelven insoportables.

Grandes avances en cobertura de salud

Nueva York es un estado progresista que comenzó su propia reforma de la atención médica décadas antes que la mayor parte del resto del país. El estado ha adoptado completamente la Ley de Cuidado de Salud Asequible (ACA), mejor conocida como ‘Obamacare’, expandiendo el programa Medicaid y estableciendo su propio intercambio de seguro de salud, el “NY State of Health” (Estado de Salud de Nueva York).

Gracias a esto, a finales de enero de 2018 más de 4.3 millones de personas estaban inscritas en el NY State of Health (nystateofhealth.ny.gov), incluidos los seguros QHP (planes privados), el plan Essential, Medicaid y Child Health Plus. Eso fue un aumento de 700,000 en comparación con la inscripción total del año 2017.

Actualmente unos 3.5 millones de neoyorquinos están inscritos en Medicare y la inscripción de Medicaid en Nueva York ha crecido un 14% desde 2013.

Hasta enero del 2018 la tasa de no asegurados en el estado de Nueva York había caído un 47% desde 2013.