MTA planea ponerle el acelerador a los trenes del Subway

Un nuevo plan aumentará la velocidad de los vagones en al menos 100 tramos del sistema de rieles

Estar muy cerca del borde de la plataforma puede resultar peligroso.
Estar muy cerca del borde de la plataforma puede resultar peligroso.
Foto: Getty Images

Trenes más rápidos. Ese es uno de los reclamos que por años han tenido los usuarios del Subway de la Gran Manzana, y que por fin será atendido, luego de anunciarse un nuevo plan de la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA), para aumentar la velocidad de los vagones.

La rapidez de los trenes se redujo por razones de seguridad tras varios accidentes en la década de los 90, y desde entonces esa velocidad reducida se convirtió en la norma que actualmente rige en el sistema.

Sin embargo, Andy Byford, presidente de la Autoridad de Tránsito de Nueva York (NYCTA), indicó que eso es cosa del pasado y que ahora la agencia está contemplando ponerle el acelerador a los vagones, como parte de un plan para incrementar la eficiencia del servicio.

Ya desde el pasado fin de semana se registró un aumento de velocidad en algunas líneas, como las N y R, que durante sus trayectos en Brooklyn pasaron de viajar de 15 millas por hora a casi 30 millas.

Y si el aumentar la velocidad le preocupa a algún pasajero, Byford aclaró: “Esto se trata de aprovechar al máximo la seguridad que nos ofrece el actual sistema de señales”.

El plan de Byford, que plantea aumentar las velocidad en al menos 100 tramos del sistema, fue discutido en la reunión de este lunes de la junta de la MTA, que es la agencia que toma todas las decisiones relacionadas con el Subway neoyorquino.

Según The New York Times, un análisis del 2010 determinó que el promedio de velocidad de los trenes es de 17 millas por horas, hacienda esto que el metro neoyorquino sea el más lento de todo el país.

Modernización de señales

Como parte del proceso para poder aumentar de la velocidad, desde hace meses la agencia ha venido adelantando una modernización del sistema de señales que, por su antigüedad, ha sido señalado como una de las principales razones por las cuales el Subway enfrenta una grave crisis de retrasos y constantes cambios imprevistos en el servicio.

“Queremos seguir empujando que los trenes viajen y se muevan más rápido”, indicó Byford, quien el pasado verano creó la ‘Unidad de Velocidad’, integrada por tres personas que viajan cada milla del sistema en vagones vacíos, para encontrar áreas en las cuales consideren que los trenes pueden viajar más rápido sin comprometer la seguridad de los usuarios.

Hasta ahora, ese grupo ha identificado 130 lugares donde se puede aumentar la velocidad, de los cuales 34 ya fueron aprobados por un comité de seguridad de la MTA.

En 1995 dos trenes chocaron cuando viajaban sobre el puente de Williamsburg, entre Brooklyn y Manhattan, matando a uno de los operadores de los trenes y provocando heridas a decenas de pasajeros. Ese fue el cuarto accidente de ese tipo en dos años, y lo que provocó que se impusieron las estrictas reglas sobre velocidad.

Pero más de dos décadas más tarde, esas normas han provocado que los trenes sean cada vez más lentos, muy por debajo de los parámetros de la seguridad, lo que ha contribuido a que el sistema esté plago de retrasos.

Entre los cambios que ya se están haciendo, está el cambio de las señalizaciones sobre límites de velocidad en el primer segmento del tramo de la línea que va por la Cuarta avenida en Brooklyn, entre las calles 36 y la 59. Se espera que para la próxima primavera se hayan realizado cambios en al menos 100 tramos en todo el sistema.