25 años de prisión para latino que empujó a novia desde techo en El Bronx en 1989

La pareja comenzó a discutir cuando la adolescente se negó a tener relaciones sexuales
25 años de prisión para latino que empujó a novia desde techo en El Bronx en 1989
Scott Parrilla fue sentenciado en ausencia
Foto: New York State Sex Offender Registry

Casi tres décadas después del crimen, llegó la justicia.

Scott Parrilla, ex convicto, fue sentenciado ayer a 25 años por el asesinato en 1989 de Noelis Bayanilla, una joven de 17 años que fue arrojada desde un techo en El Bronx por negarse a tener relaciones sexuales, según se determinó en el juicio.

Parrilla no estuvo ayer en la corte para escuchar al juez Steven Barrett, del Tribunal Supremo de El Bronx. Pero la madre de la víctima se dirigió a él. “No puedo expresar con palabras lo que le hiciste a mi única hija”, dijo Joann Estanislau-Caliz en el tribunal. “El 6 de agosto de 1989 le cortaste la vida, y ese día me cortaste el corazón”.

Los investigadores dicen que a eso de las 5 de la mañana de ese día, Parrilla y Bayanilla subieron a la azotea de un edificio de cinco pisos en Morris Avenue. Allí, la pareja comenzó a discutir cuando la adolescente se negó a tener relaciones sexuales y él la agarró y la empujó desde el techo.

“Miré por la ventana y la vi allí. Ella estaba gritando, ‘¡Mami! ¡Mami!’ Tuvo sangrado interno durante dos días y luego murió”, relató una vecina del edificio a New York Post.

El caso estuvo años sin resolverse. Los miembros de la Brigada de Homicidios de El Bronx lo reabrieron en 2015 cuando un amigo de Bayanilla pidió una actualización.

Finalmente los investigadores pudieron hacer coincidir el ADN encontrado debajo de las uñas de Bayanilla con el de Parrilla. Los detectives también reunieron más evidencia de los testigos que vieron a la pareja el día del asesinato.

Parrilla fue arrestado el 14 de marzo de 2016, cuando salía de Rikers Island por cargos de robo. También ha cumplido condena por violación y otros delitos, dijo la Oficina del Fiscal de Distrito de El Bronx.

En una declaración jurada escrita presentada a través de su abogado Larry Sheehan, Parrilla dijo que era inocente y afirmó que el juez cometió errores en sus fallos previos al juicio.

En la corte, Sheehan dijo que su cliente “sufrió de abuso de sustancias toda su vida”, tiene trastorno de estrés postraumático y es suicida.