Confirman presencia de bacteria que causa el Legionario en hospital de Brooklyn

Fue descubierta en el Presbyterian Methodist Hospital, pero no se había informado de pacientes enfermos

El Departamento de Salud e Higiene Mental de la Ciudad de Nueva York (DOHMH) confirmó que se detectó la presencia de la bacteria Legionella, que causa la enfermedad del Legionario, en algunas unidades donde se atienden pacientes en el New York Presbyterian Methodist Hospital ubicado en Park Slope, Brooklyn.

Las autoridades del hospital dieron a conocer un comunicado en el cual confirmaron que el depósito de agua del edificio más grande contenía pequeñas cantidades de Legionella, pero que la mayoría de las personas expuestas a la bacteria no se habían enfermado.

Sin embargo, alertaron a cualquier persona que crea tener síntomas de la enfermedad que contacte directamente al hospital o al Departamento de Salud. El Legionario se puede tratar con antibióticos y ser curado rápidamente, si se detecta a tiempo.

De inmediato el DOHMH ordenó la limpieza de todas las fuentes de agua en este hospital, así como la restricción del líquido que está depositado en el tanque donde se descubrió la bacteria. “Lo más importante es prevenir casos adicionales”, indicaron las autoridades del hospital en un comunicado.

Entre tanto, el Departamento de Salud indicó en un comunicado que está “trabajando con el New York Presbyterian Methodist en la investigación del posible caso de Legionella asociado con ese centro de salud”. Además, agregaron que lo más importante “es que el Departamento seguirá realizando esfuerzos junto al hospital para asegurar la seguridad de los pacientes”, ya que el Legionario puede transmitirse de persona a persona.

Esta es una enfermedad respiratoria –como una neumonía–, que es causada por la bacteria de la Legionella que crece en agua tibia, por lo general en torres de enfriamiento y la misma se transmite a los humanos al respirar el vapor con microscópicas gotas de agua que contienen la bacteria.

Las autoridades de salud le urgen a los neoyorquinos que vayan a buscar ayuda médica de inmediato si no se siente bien, o si presentan síntomas como los de la gripe, como tos, fiebre, fatiga y diarrea.

Las personas con mayor riesgo de contraer la enfermedad son las mayores de 50 años o más, los fumadores, y los que tienen una enfermedad pulmonar crónica o un sistema inmunológico débil.

El Legionario es más común de lo que muchos piensan. Se estima que cada año un promedio de 200 a 500 casos de la infección son diagnosticados en la ciudad de Nueva York.