Mark-Viverito quiere romper el “poder blanco” en Nueva York

La candidata a defensora del pueblo asegura que minorías y mujeres necesitan representación
Mark-Viverito quiere romper el “poder blanco” en Nueva York
Candidata para la Defensoria del Pueblo, Melissa Mark-Viverito durante una reunion con la junta editorial de El Diario NY en Brooklyn
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

Caminar las calles de El Barrio es hacer un recorrido por los asentamientos hispanos que han creado un mundo cultural alterno donde el español se habla en cada esquina, y el olor del arroz con habichuelas invade cada rincón.

Ahí, en una de esas edificaciones construída a principios del siglo XX, que concentran una mayoría exhuberante de puertorriqueños y dominicanos, vive Melissa Mark-Viverito, una líder política que se ha ganado el cariño de gran parte de sus vecinos.

Basta con solo visitar La Marqueta, el mercado más popular de la zona, para escuchar historias de los días en que la ex presidenta del Concejo Municipal caminaba diariamente de su oficina, ubicada a pocos pasos del histórico lugar, para saludar a la señora Aurelia Vélez, una “nuyorican” de 77 años que considera a Viverito “su familia”.

“Cuando ella tenía su oficina aquí arribita siempre la veíamos y hablabámos con ella. Es una persona muy cercana y eso es lo que nos hace sentir que es parte de nuestra familia”, recordó la comerciante, que se dedica a vender productos de la gastronomía hispana desde hace 45 años.

Y es que fueron muchos años de charlas diarias durante el tiempo que Mark-Viverito representaba su distrito, el 8, que comprende Concourse, Concourse Village, El Barrio, Highbridge, Longwood, Mott Haven, Port Morris y Randall’s Island.

Pero hoy, aquella boricua que dejó su natal San Juan y su amado Bayamón, donde creció, cuando tenía 18 años para estudiar en la Universidad de Columbia, en Nueva York, es una demócrata que pisa fuerte en la política local y nacional.

Sus discursos, su cercanía con la comunidad y su hispanidad la han convertido en una fuerte contendora para ocupar la Defensoría del Pueblo de Nueva York, un rol que, según asegura “necesita la presencia de una mujer, y es hora de que sea una hispana”.

Compromiso con los hispanos

A pocas semanas del esperado día de la votación especial, Mark-Viverito sostuvo una junta editorial con El Diario para conversar sobre el futuro de su candidatura y por supuesto, el impacto de esta en la vida de millones de hispanos que residen en la Gran Manzana.

La candidata de 49 años, que busca ocupar el cargo que dejó vacante la ex defensora del pueblo y ahora fiscal general de Nueva York, Letitia James, resaltó que su campaña busca crear una voz independiente en la Ciudad.

“Lo que vemos es que es necesario proveer una voz que sea independiente, así sea que vayamos en contra del Alcalde”, apuntó Mark-Viverito, quien criticó el hecho de que sean “tres hombres blancos” quieren lideren la política neoyorquina.

“En este momento no hay ninguna mujer liderando una posición en la Ciudad, además, no hay ninguna representación latina y es clave que logremos incluir estas voces porque no es posible que en 2019 las posiciones de poder en una ciudad como Nueva York solo estén en manos de hombres blancos”, recalcó la candidata.

Mark-Viverito, de línea progresista, dejó claro que tiene las credenciales para ser la Defensora del Pueblo en vista de que también tiene en su récord todo el trabajo realizado a favor de la comunidad latina y todos los neoyorquinos.

Para ella la mejor forma de conectarse con los votantes es en la calle, y su estrategia la ha llevado a concentrarse en esa conexión con las comunidades en sus propios entornos.

“Antes que todo soy una activista y entiendo cómo deben ser compartidos los mensajes con nuestra gente”, indicó la puertorriqueña. “Yo he visitado todos los condados. Estoy siempre hablando con gente en el Subway. Estoy en las salas de los apartamentos de NYCHA“.

Poco tiempo queda para descansar, sobre todo porque su misión como activista la ha llevado a apersonarse de varias luchas, sobre todo la de la comunidad inmigrante, pese a que como puertorriqueña no ha sufrido los azares de la inmigración en Estados Unidos. Sin embargo, la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca siempre quedará en su memoria como “la gota que rebosó la copa”, el principal motor para correr por una posición que busca defender a los ciudadanos de la ciudad más progresista del país.

“Estamos en un momento en que todas las comuniades están siendo atacadas y por eso mi compromiso es que yo desarrollo coaliciones y he sido muy efectiva en eso para lograr un progreso. Hay que desarrollar esas alianzas”, comentó.

¿Trampolín para la Alcaldía?

Mark-Viverito no descartó ningún movimiento político en el futuro, pero aseguró que su enfoque principal es lograr ganar las elecciones especiales del próximo 26 de febrero, pero la lucha no acaba ahí.

Debido a que el ganador solo mantendrá la posición durante unos meses, Mark-Viverito deberá postularse para la reelección, someterse luego a las elecciones primarias y generales, en septiembre y noviembre, respectivamente, donde finalmente podría ocupar el puesto por un período de cuatro años hasta el final de 2021.

“Siempre he dicho que la representación importa y aquí estamos listos”, apuntó la líder política, quien pidió a la comunidad que salga a votar este día, donde, según aseguró, se prevee que “debido a que no estamos acostumbrados a votar en el invierno, se espera que solo voten algunas 200,000 personas”.

Recibe respaldo de Espaillat

Este fin de semana la candidata sumó el respaldo del congresista Adriano Espaillat.

“La ciudad de Nueva York merece una líder intrépida que no teme enfrentarse a aquellos en el poder y beneficiar a las familias trabajadoras. Melissa es la Defensora del Pueblo que necesitamos. Siendo el primer inmigrante indocumentado en servir en el Congreso de los Estados Unidos, me inspira el compromiso de Melissa de luchar por todos los neoyorquinos, sin importar su estatus migratorio”, dijo Espaillat en un comunicado.

Agregó que como Presidenta del Concejo, Melissa financió abogados para inmigrantes indocumentados, sacó a ICE de Rikers Island y lanzó un programa de tarjetas de identificación municipal para todos los neoyorquinos.

De su lado, Mark-Viverito expresó: “Es un honor contar con el apoyo del congresista (Adriano) Espaillat, un verdadero líder en la comunidad latina que lucha por los derechos de todos los inmigrantes..Nunca debemos dejar de luchar por los inmigrantes, los trabajadores y los residentes de NYCHA. Como Defensora del Pueblo espero trabajar con el congresista Espaillat para hacer que la Ciudad de Nueva York sea un mejor lugar para vivir para todos”.