El Súper Bowl tuvo la audiencia más baja en una década y casi los mayores ingresos publicitarios en la historia

CBS obtuvo un estimado de $382 millones de dólares en ingresos por anuncios, la 3era cifra más alta en 53 años
El Súper Bowl tuvo la audiencia más baja en una década y casi los mayores ingresos publicitarios en la historia
La sintonía bajó 5.3% respecto a 2018
Foto: EFE

Los números en el marcador no fueron los únicos que estuvieron históricamente bajos el domingo. A pesar de cobrar más de $5 millones de dólares por un anuncio televisivo de 30 segundos, la audiencia del Súper Bowl fue la menor en una década.

El evento deportivo que marcó la victoria 13-3 de los Patriots sobre los Rams tuvo el apoyo de anunciantes importantes como Anheuser-Busch, Coca-Cola, Amazon, Pepsi, T-Mobile y Hulu, resumió New York Post. 

El partido emitido por la cadena CBS obtuvo una sintonía de 44.9, según Sports Business Journal, cayendo 5.3% respecto al año pasado. Es la peor calificación desde el Súper Bowl XLIII de 2009, cuando los Pittsburgh Steelers vencieron a los Arizona Cardinals.

A pesar de la debilidad de la audiencia, CBS obtuvo un estimado de $382 millones de dólares en ingresos por publicidad, la tercera mayor cantidad en los 53 años de historia del juego, dijo ayer la firma de investigación Kantar Media.

Los anunciantes pagaron un promedio de $5.25 millones de dólares por un anuncio de medio minuto, según Dan Granger, director ejecutivo de la agencia de publicidad Oxford Road. Dijo que no hay “ninguna correlación entre la audiencia y los precios. Está más vinculado a la economía”.

Granger dijo que la única vez que los precios de los anuncios cayeron fue en 2010 durante la recesión. Si el gasto del consumidor se ralentiza, entonces el costo de los anuncios bajará el siguiente año, pero lo más probable es que los precios se mantengan o suban, comentó.

Según Allen Adamson, cofundador de la firma de marca Metaforce, “los anunciantes más importantes del Súper Bowl son muy sofisticados con sus ofertas”. Cuando las audiencias son bajas, tienen disposiciones contractuales para publicitar sus anuncios durante otras franjas horarias de alto tráfico, en condiciones favorables.

“El Súper Bowl sigue siendo valioso” para muchos anunciantes, dijo Adamson. “Todavía hay una larga lista de personas que quieren hacer publicidad. Eso es porque hay muy pocas oportunidades de hablar con 100 millones de personas a la vez”.

Curiosamente, también la última edición del Óscar, celebrada en marzo pasado, fue la más baja desde 1974, con 26,5 millones de televidentes.