Escritor asegura que un 80% de la iglesia católica es gay

"La homofobia de la Iglesia se explica por el alto nivel de homosexualidad en el clero"
Escritor asegura que un 80% de la iglesia católica es gay
Frederic Martel y su libro Sodoma.
Foto: Getty Images

Un escritor francés destapó una nueva polémica en la iglesia católica con la publicación de un libro sobre secretos del Vaticano.

La Iglesia es “una estructura masivamente homosexualizada” es la denuncia del periodista Frédéric Martel en “Sodoma”, un alegato contra la “hipocresía” de la curia que ha levantado una enorme polémica incluso antes de llegar a las librerías.

“La homosexualidad es la explicación a la mayoría de problemas de la Iglesia desde hace 50 años. La homofobia de la Iglesia se explica por el alto nivel de homosexualidad en el clero“, asegura Martel en una entrevista a Efe en un café del barrio gay de París, Le Marais, donde él mismo vive.

Para este periodista y sociólogo, autor de títulos como “Global gay” o “Smart”, esta obra solo podía ser escrita por un homosexual -“hay que conocer los códigos”-, que no trabaje en Italia ni sea vaticanista, para no tener miedo a perder su trabajo.

Durante cuatro años ha entrevistado a más de un millar de personas, ha viajado a una treintena de países con estancias prolongadas en Roma, donde se encontraban sus mejores fuentes.

Uno de ellos, exmiembro de la Iglesia, asegura en el libro que la comunidad homosexual representa el 80% del Vaticano o, en la jerga que manejan, “forman parte de la parroquia”.

“Los curas y cardenales más homosexuales son a los que más les interesa defender el celibato. La posición contra el preservativo o impedir la sexualidad antes del matrimonio se explica también por la cuestión homosexual”, dice Martel.

El lanzamiento del libro este jueves simultáneamente en una veintena de países (en España, Argentina, México o Chile solo en formato electrónico hasta marzo y abril) coincide con la reunión de presidentes de las Conferencias Episcopales para hablar de la prevención de abusos a menores y adultos, una cuestión que también halla su raíz en la homosexualidad, según Martel.

“No hay ningún vínculo entre homosexualidad y abuso sexual, pero en el caso concreto de la Iglesia, se comete mayoritariamente sobre hombres, mayores o menores de edad”, señala.

Los motivos se apoyan en la masculinidad propia de la Iglesia, “la protección de la institución” y “el secretismo” que impone la entidad, pero también la protección de los intereses propios.

Este investigador considera que el interés del obispo que protege al sacerdote, sabiendo que éste puede conocer sus preferencias, es tratar de evitar el escándalo en torno a su propia persona, algo que aprovechan los “depredadores”.

Martel vincula la homosexualidad hasta con la abdicación de Benedicto XVI -entre otras causas- de quien dice que se sentía atraído por los hombres.

“Yo lo llamo ’50 shades of gay’ (50 sombras de gay). Puede ser homofilia no practicante, sensibilidad, una cultura homosexualizada…”, según Martel, quien asegura que, lo importante, es que se cumpla la castidad de puertas afuera.

Martel analiza la distorsión entre la posición moral y la vida privada de muchos clérigos que encontraron en el sacerdocio una vía de escape a la imposibilidad de vivir su condición sexual en un ambiente de rechazo.

Ahora que Francisco I parece dispuesto a “encontrar las razones y las estructuras que han permitido” los abusos a menores, Martel, que ha regalado al Papa un ejemplar de “Sodoma”, reivindica orgulloso: “Mi libro aporta la llave sobre las estructuras y las raíces del fenómeno. La Iglesia está condenada si no cambia”