Esperan que crisis del metro termine con buen uso de fondos del impuesto de congestión

Se espera que los $15,000 millones anuales que la nueva ley inyectará a la MTA, se inviertan en prioridades como señalizaciones, vagones, ascensores en estaciones y expansión de rutas de autobuses
Esperan que crisis del metro termine con buen uso de fondos del impuesto de congestión
Esperan que nuevo impuesto de congestion mejore la crisis del Subway de Nueva York
Foto: El Diario

Con bombos y platillos, este jueves líderes y activistas defensores de los derechos de los usuarios del transporte público en Nueva York, salieron a festejar la reciente aprobación del impuesto de congestión, esperanzados en que los ingresos que esa nueva tarifa genere, sean bien usados por la MTA, para resolver la crisis del metro y los autobuses.

Miembros de grupos como “Fix The Subway” y “Fix Our Transit”, agradecieron el apoyo del gobernador Andrew Cuomo, así como a la presidenta del Senado estatal, Andrea Stewart-Cousins, y al líder de la Asamblea, Carl Heastie, por dar luz verde a la medida. Pero al mismo tiempo urgieron a la MTA a que destine los más de $25,000 millones, que se espera generará el impuesto, a las necesidades urgentes, dentro de las que destacaron nuevas señalizaciones, vagones de metro y ascensores de estaciones.

El presidente de la Autoridad de Tránsito de Nueva York, Andy Byford, asegura que para sacar al sistema de transporte de la crisis en los próximos 10 años, se necesita una inversión de $40,000  millones, invertidos principalmente en nuevos vagones de tren y autobuses y actualizar el sistema de señales del metro.

John Raskin, director ejecutivo de Riders Alliance, calificó el nuevo impuesto como “una gran noticia para los pasajeros del metro y autobuses”, que han abogado por fuentes de financiamiento justas y sostenibles para reparar el sistema de tránsito en crisis, pero advirtió que tendrán bien puestos los ojos en el manejo de los fondos.

“Esperamos trabajar con la TBTA (Triborough Bridge and Tunnel Authority) y la nueva Junta de Revisión de Movilidad de Tráfico para asegurarnos de que el plan final de tarifas de congestión sea sólido y completo, y que la nueva financiación se traduzca en viajes más rápidos y confiables para millones de usuarios diarios”, dijo el activista.

Mitchell White, usuaria y miembro de Riders Alliance, también manifestó sus esperanzas de que por fin acaben los dolores de cabeza por las constantes fallas en el sistema de transporte que afectan cada día a 5.7 millones de usuarios del metro y 2 millones de autobuses .

Esperan que nuevo impuesto de congestion mejore la crisis del Subway de Nueva York

“Tan pronto el impuesto de congestión entre en vigencia, cada neoyorquino se preguntará cómo vivimos sin él. Más allá de las mejoras en nuestra red de transporte público, la tarifa de congestión finalmente establecerá una verdadera paridad entre cómo los ricos y los desfavorecidos se mueven por la ciudad de Nueva York”, aseguró White. “Todos los que viven y trabajan aquí se beneficiarán de inmediato. Siento que finalmente puedo respirar con alivio ahora que la tarifa de congestión ha sido aprobada, pues he perdido tanto tiempo y dinero sentada en paradas de autobús y en plataformas de metro en lugar de llegar a donde necesito ir. Nunca antes he sido más optimista sobre mis viajes. Es una sensación agradable“.

Eddie Bautista, director de la organización New York City Environmental Justice Alliance, aseguró que ahora que la nueva fuente de ingresos para la MTA fue aprobada, se necesitan acciones reales.

“Durante más de una década abogamos por esta póliza progresiva para reducir el tráfico vehicular, reducir la contaminación por emisiones, promover mejores resultados de salud y mejorar el transporte público para las comunidades de bajos ingresos y de color en la ciudad de Nueva York”, dijo Bautista. “Nuestros pasajeros de tránsito se merecen esta victoria y nos complace que los funcionarios electos de nuestro estado finalmente estén de acuerdo con nosotros”.

Eman Rimawi, de la Campaña Access-A-Ride, destacó que una de las prioridades en las que los ingresos producidos por el nuevo impuesto deben ser destinados, tiene que ver con resolver el problema de acceso a personas con discapacidades y adultos mayores.

“Debido a que nuestros trenes subterráneos no son accesibles, dependo del servicio de paratransporte Access-A-Ride disfuncional de la MTA todos los días. Los nuevos ingresos de tránsito en el presupuesto estatal son absolutamente críticos para hacer que el metro sea accesible para millones de personas con discapacidades, adultos mayores, mujeres embarazadas, personas que empujan cochecitos, personas que llevan paquetes y personas con maletas”, dijo el activista.

“Necesitamos estaciones de metro totalmente accesibles y un servicio confiable de paratransporte lo más pronto posible para asegurarnos de que el sistema de tránsito más grande del mundo sea también uno de los más accesibles y equitativos”, agregó.

La senadora Alessandra Biaggi advirtió que pese a los nuevos fondos, todavía no se puede cantar victoria, y urgió a la MTA a que se centre en las necesidades urgentes, que no son un secreto para nadie.

“Nuestro trabajo no está terminado. La Legislatura, utilizando su función de supervisión, debe garantizar que las tarifas de congestión se implementen de manera efectiva y que los fondos recaudados se utilicen de la manera más eficiente posible para reparar nuestros trenes subterráneos, ferrocarriles y líneas de autobuses”, dijo la legisladora.

El asambleísta Jeffrey Dinowitz aseguró que con este impuesto finalmente la MTA tendrá fondos sostenibles, dedicados al transporte público, por lo que pidió usar los recursos de manera sólida.

“Si bien hay muchos detalles importantes que aún deben ser resueltos, a la MTA se le ha dado una oportunidad justa para corregir la desinversión pasada y restaurar nuestro sistema de tránsito para ser el líder global que debería ser”, dijo el legislador. “Tenemos que asegurarnos de que esta inversión se traduzca en mejoras tangibles para el servicio de autobuses como la accesibilidad del tránsito y más”.

La concejal Helen Rosenthal, una de las críticas más duras de la MTA, destacó que todavía no hay que hacerse ilusiones e instó a la Autoridad de Transporte a que abra los libros, sea más clara sobre en qué se gastan los ingresos y no caiga en despilfarros.

“Solo el aumento de los recursos no traerá a los neoyorquinos el sistema de tránsito que merecen. Una reforma fundamental de los costos y transparencia, deben seguir siendo una prioridad para la MTA”, dijo la concejal.

Carolina Rodríguez, vocera de la mayoría demócrata del Senado estatal aseguró que la tarifa de congestión representa una oportunidad “transformadora” para mejorar y modernizar a la MTA.

“La mayoría del Senado continuará trabajando con nuestros colegas en la Asamblea para garantizar que el plan final trate a los conductores de manera justa, incentive los viajes en vehículos comerciales eficientes e incluya salvaguardas para aumentar la responsabilidad y la transparencia en su implementación”, dijo.

Pat Foye, nuevo presidente de la MTA, dijo que gracias al empuje que se prevé con los recursos del nuevo impuesto de congestión, las finanzas de la MTA están “a corta distancia” de los $ 40 mil millones necesarios para reparar el sistema de tránsito, con fondos adicionales anticipados por el gobierno federal, estatal y municipal.

Las prioridades del sistema de transporte:

  • Señalizaciones
  • Vagones
  • Ascensores en estaciones
  • Expansión de rutas de autobuses

Datos de ingresos generados

  • $25,000 millones es el monto total a largo plazo que dejará el impuesto de congestión
  • $15,000 millones irán a la MTA por este concepto
  • $1,000 millones anuales se prevé que deje la nueva tarifa, suficientes para obtener $15 mil millones en bonos para impulsar el tránsito
  • $40,000 millones necesita la MTA en los próximos 10 años para sacar al sistema de transporte de la crisis
  • $320 millones adicionales para la MTA dejará cada año el impuesto a las ventas online
  • $365 millones más para la MTA anuales por impuestos ventas de casas superiores a $2 millones

El Metro y los autobuses en cifras

  • 5.7 millones de usuarios viajan en Subway cada día
  • 1,763 millones de viajeros usan el Subway de Nueva York anualmente
  • 2,029,843 en promedio son los usuarios que usan los autobuses diariamente
  • 131,325 millas recorre en promedio cada tren en un año
  • 1904 fue el año de inauguración del subway con 28 estaciones
  • 469 estaciones existen actualmente en el sistema
  • 66,359,208 pasajeros anuales convierten a Times Square en la estación más congestionada del sistema
  • 7,905 son los viajes que hacen los trenes por las vías de Nueva York en una semana