El duro precio a pagar por estar en la “lista negra” de ex funcionarios de Trump

Nace campaña para bloquear la contratación privada de exfuncionarios del Gobierno Trump

El duro precio a pagar por estar en la “lista negra” de ex funcionarios de Trump
Más de 40 organizaciones lanzaron la campaña
Foto: Casa Blanca vía BBC

Las recias políticas del gobierno de Donald Trump han impactado a distintos sectores razón por la cual nace una masiva campaña para reprender a aquellos ex funcioarios del gobierno que implementaron las políticas del magnate.

Más de cuarenta organizaciones defensoras de los inmigrantes promueven este lunes una carta abierta en la que se pide al sector privado que no contrate a exfuncionarios de la Casa Blanca que implementaron y apoyaron políticas de separación familiar.

Al menos 27 personas entre actuales funcionarios y personas que ya dejaron sus puestos en el Gobierno Trump aparecen en la misiva.

El nombre de la Secretaria del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) Kirstjen Nielsen, quién abandonará el cargo el próximo miércoles, es uno de los objetivos de los activistas.

La carta resalta que, “independientemente de cuándo se van, no se les debe permitir (a estos exfuncionarios) buscar refugio en las salas de juntas” de compañías privadas.

“Muchos de ustedes hablaron en contra de esta política bárbara. Por fuerte que sea la oposición, tus palabras no tienen sentido a menos que estén respaldados por una acción resuelta”, agrega la misiva.

Las organizaciones, encabezadas por Restore Public Trust, America’s Voice y National Immigration Law Center (NILC), entre otras, también pidieron a las grandes corporaciones que dejen claro que no van a contratar en un empleo fijo o de consultoría a aquellas personas involucradas en el desarrollo o implementación de la política de separación de familias.

Al conocer sobre el retiro de Nielsen, NILC dijo que la secretaria “mostró un descarado desprecio por nuestra Constitución, los derechos civiles y la vida humana. La historia la juzgará”.

Nielsen, como las otras personas, entre los que se destacan el exfiscal general Jeff Sessions y John Kelly, exjefe de Gabinete de la Casa Blanca, son acusados de “negligencia” por estas organizaciones, que lamentan que sus acciones hayan derivado “en el abuso físico, sexual e incluso causar la muerte de menores indocumentados”.

Southern Poverty Law Center (SPLC), otra de las organizaciones que firma la carta, dijo este lunes en un comunicado que el presidente puede reemplazar al secretario del DHS tantas veces como quiera, pero si mantiene sus propias políticas nada cambiará.

Kevin McAleenan, actual comisionado de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, y que reemplazará por el momento a Nielsen no está incluido en la lista, en la que sí aparece la actual jefa de la Patrulla Fronteriza, Carla Provost.

Funcionarios y exfuncionarios de los departamentos de Justicia, Salud y Seguridad Nacional figuran también la carta, que culmina con la advertencia “estaremos observando”.

El Gobierno de EEUU estima que le tomará hasta dos años identificar a las miles de familias migrantes adicionales que fueron separadas en la frontera, según reconocen en un reciente documento judicial remitido a una corte federal de San Diego, California.

Esa separación fue fruto de la política de “tolerancia cero” contra la inmigración ilegal anunciada en abril de 2018 por el entonces titular del Departamento de Justicia (DOJ), Jeff Sessions.

Con información de EFE