Programa de abogados gratuitos frena desalojos de inquilinos pobres en NYC

Reporte revela que la iniciativa 'Right to Counsel' ha logrado que el 84% de los 22,000 arrendatarios que recibieron ayuda, ganaran sus casos

Programa de abogados gratuitos frena desalojos de inquilinos pobres en NYC
Martha Da Silva Martinez en su casa de Brooklyn.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

A finales del 2017, el alcalde Bill de Blasio firmó una ley para que inquilinos de bajos recursos con procesos de desalojo y problemas con sus caseros, tuvieran abogados gratuitos que los representaran en la corte, a fin de tener más posibilidades de mantener sus viviendas.

Más de un año después de la implementación de la iniciativa, promovida por los concejales Marc Levine y Vanessa Gibson y que comenzó con una inversión inicial de más de $15 millones de dólares, miles de arrendatarios pobres de 20 de las 200 zonas postales de la Gran Manzana, han ganado sus casos.

Así lo revela un reporte de la organización Community Service Society, el cual destaca que la representación legal de inquilinos en las cortes de vivienda, que ayuda a neoyorquinos con ingresos por debajo del 200% del nivel de pobreza federal, no solo ha aumentado en la Gran Manzana sino que los resultados son altamente positivos. De los 22,000 arrendatarios que han recibido ayuda del programa en sus procesos, el 84% han salido victoriosos de los tribunales.

La Oficina de Justicia Civil de Nueva York (OCJ) reveló además que en el último trimestre del año fiscal 2018, el 56% de los inquilinos de Nueva York que enfrentan desalojos en las zonas donde opera el programa, contaba con un abogado.

Otros datos del informe señalan que en los vecindarios de los 20 códigos postales donde funciona la iniciativa los desalojos disminuyeron más de cinco veces, comparados con otras partes de la ciudad donde el acceso a abogados gratis aun no se ha implementado.

En aquellas zonas no cobijadas por el plan, en el 2017 un total de 13,219 familias perdieron sus hogares y en el 2018 la cifra fue de 12,932. En las zonas donde los inquilinos tienen acceso al programa, los desalojos fueron de 4,563, en el 2017 y 4,051, el año pasado.

Y a pesar de que la ley de Right to Counsel’ determina que para el 2022 el programa de abogados gratis estará disponible en todos los códigos postales de la ciudad, cobijando a unos 784,000 hogares de inquilinos de bajos recursos, el reporte muestra que se lograría un impacto significativo si la iniciativa se extendiera a otro segmento de la población. Un total de 527,000 hogares de inquilinos con ingresos moderados, que representan el 25% de las viviendas en Nueva York, “también experimentan inestabilidad en la vivienda y, por lo tanto, también son vulnerables a los desalojos”, asegura el informe.

“Estamos ganando más en las cortes”

Carmen de la Rivera, activista de la organización CASA (Acción Comunitaria para Apartamentos Seguros), de El Bronx, aplaudió los resultados del programa y aseguró que evidencia que cuando un inquilino tiene asesoría legal para pelear su caso en la corte, tiene más opciones de no ser desalojado.

“Los datos sin duda comprueban que el programa es efectivo y que está funcionando porque los inquilinos se están quedando en sus hogares y no importa si unas cifras hablan de un éxito del 84% y otras del 55%, lo que muestran es que estamos ganando más en las cortes”, dijo la organizadora de inquilinos, quien consideró que si se adelanta la fecha pautada para cubrir a todas las zonas de la Gran Manzana se salvará a miles de familias de terminar en la calle. “Para el 2022 habrá ya muchos inquilinos que van a perder su vivienda, especialmente en el sur de el Bronx, por eso sería bueno al menos incluir ya mismo las zonas de rezonificación”.

“Queremos que los inquilinos sigan en sus casas”, había sido la promesa del alcalde De Blasio, cuando firmó la ley y se refirió al plan de alcance. “En lugar de esperar a que los neoyorquinos sean alcanzados por una crisis o llamen al 311, la Unidad de Apoyo al Inquilino está llamando a las puertas en los vecindarios más cambiantes de Nueva York para asegurarse de que los inquilinos conozcan sus derechos legales y obtengan los servicios que necesitan”.

La activista destacó que aunque es evidente que el plan funciona, era lo que la Ciudad debía hacer, porque según explicó, el gobierno municipal se ahorra $320 millones al invertir en abogados y evitar desalojos, que elevarían los costos de tener a más familias en albergues.

“Le podemos dar crédito al Alcalde, pero siempre tenemos que recordarle que fue la voz de los inquilinos y el apoyo de la propuesta del concejal Mark Levin y la coesponsor Vanessa Gibson, y luego el apoyo de más de 42 concejales lo que movió la ley. Tenemos que reconocer el crédito a los inquilinos que lucharon para obtener ese derecho”, agregó la defensora de los arrendatarios.

Piden expandir ‘Right to Counsel’

Paulette Soltani, coordinadora de campaña de vivienda de la organización VOCAL-NY, manifestó que “Right to Counsel” es “una de las pocas decisiones políticas relacionadas con la vivienda que la Administración de Blasio ha tomado y que ha tenido impactos positivos” para la comunidad y pidió que se extienda el programa.

“No es sorprendente que más neoyorquinos de bajos ingresos hayan podido quedarse en sus hogares y evitar la falta de vivienda, gracias al apoyo legal”, dijo la activista. “La Ciudad debe expandir Right to Counsel para ayudar a más personas, pero no debemos dejar de preguntar por qué tantos neoyorquinos están siendo expulsados de sus vecindarios en primer lugar. El plan de Vivienda 2.0 de la Alcaldía es obviamente una gran parte del problema”.

Marta Martínez, quien vive en su apartamento de Queens hace 17 años, y quien contó con un abogado gratuito que le asignó la organización Make the Road NY, asegura que de no ser por esa ayuda legal, estaría en la calle, desalojada.

“Mi esposo se enfermó, a mi después me dio cáncer y me atrasé tres meses en la renta, y el casero empezó a llevarme la corte para sacarme y rentar esto más caro y si no hubiera sido por los abogados, me hubiera tenido que regresar a mi país o irme a un shelter”, dijo la uruguaya de 54 años, quien por sus escasos ingresos pudo calificar para la ayuda.

“Yo no conozco mucho de andar en cortes y pelear por un apartamento. La verdad si no me hubieran ayudado esos abogados y Make the Road, ellos me hubieran podido haber sacado cuando no pude pagar, por eso le digo a la gente que le pasa lo mismo que sigan luchando pero con abogados para que no los saquen de sus apartamentos”, agregó la inquilina.

Datos del impacto de ‘Right to Counsel’:

  • 84% de los 22,000 arrendatarios que recibieron ayuda, ganaron sus casos.
  • $15 millones de dólares invirtió la Ciudad en primera fase del programa.
  • 20 de las 200 zonas postales de la Gran Manzana han implementado el plan.
  • 200% del nivel de pobreza federal es el índice para aplicar al programa.
  • 56% de los inquilinos de Nueva York que enfrentan desalojos en las zonas donde opera el programa, contaron con un abogado el año pasado.
  • 13,219 familias perdieron sus hogares en 2017 y 12,932 en 2018 en zonas no cobijadas por el programa.
  • 4,563 desalojos en el 2017 y 4,051 el año pasado fueron las cifras en zonas cobijadas por el plan de abogados gratuitos.
  • 2022 es el año para que el programa de abogados gratis a inquilinos pobres esté disponible en todos los códigos postales de la ciudad.
  • 784,000 hogares de inquilinos de bajos recursos cobijados, es la meta.
  • 527,000 hogares de inquilinos con ingresos moderados, que representan el 25% de las viviendas en Nueva York, activistas piden incluirlos en el plan.