Cardozo rompe el silencio: “Chivas le queda grande a muchos jugadores”

El técnico paraguayo hizo un ejercicio de autocrítica tras su paso por el 'Rebaño Sagrado'
Cardozo rompe el silencio: “Chivas le queda grande a muchos jugadores”
El paraguayo José Saturnino Cardozo.
Foto: Carlos Zepeda / Imago7

ZAPOPAN, México – A 12 días de que fue cesado como entrenador del Guadalajara, José Saturnino Cardozo se mostró autocrítico, realista con su proceso en el redil, pero también abierto y franco al reconocer que hay jugadores que no cumplen con el perfil para estar en un equipo grande.

“Este es un muy buen plantel, pero Chivas es una institución muy grande y de repente el plantel o el equipo que hay no es el que representaría a la institución“, reconoció el expastor del Rebaño.

“No todos los jugadores son para equipo grande“.

En una charla con el diario Reforma en su casa en Guadalajara, ciudad que ya eligieron él y su familia para vivir, Cardozo precisó las fallas que tuvo como entrenador en sus nueve meses en las Chivas, así como los futbolistas que le quedaron a deber.

“De repente también hay que ver si es un jugador para Chivas (el que no rinde). Eso hay que evaluarlo”, dijo.

¿Cuál sientes que fue el detonante para que el proceso se cortara?

“No jugar bien los últimos partidos y eso a mí me molesta. Odio que se empiece a tirar pelotazos y en eso caímos nosotros. Nos faltó equilibrio defensivo. Lo asumo totalmente”.

¿En qué momento pasó?

“Nos perdimos después del empate contra Necaxa. Estos son chicos que sufren mucho mentalmente, es un club que te lleva a sufrir cuando no llegan los resultados por lo que representa la institución. Esta es una camiseta que pesa mucho”.

¿Por qué ya no pudiste recuperar al equipo?

“Nos costó porque si en un equipo en el que los 11 jugadores tienen que estar bien y dos ya no lo están, se sufre”

¿Fallaste en algo?

“Sí, lógico que en algunos juegos sí. Yo tenía duda de algunos jugadores y pensaba que en el partido iban a reaccionar, pero fui en contra de mi filosofía muchas veces. En dos o tres partidos me equivoqué, pensando en darle un seguimiento al equipo que venía jugando, algo que no es mi estilo. Mi estilo es siempre darle un cambio táctico al equipo (…) busqué un equipo base en los primeros partidos y creo que ahí me equivoqué, ahí fallé”.

¿Crees que los jugadores de Chivas están sobreprotegidos?

“Depende de los procesos que lleven. Un jugador de equipo grande tiene que ser diferente, distinto en todos los aspectos, no sólo de agrandarse sino futbolísticamente, anímicamente, tácticamente. El jugador de equipo grande debe marcar diferencia”.

Y del actual plantel de Chivas, ¿todos son de equipo grande o hay algunos que no?

“Hay algunos que necesitan un aire nuevo. Para mí llevar mucho tiempo en un equipo y no jugar para mí necesitan ir a otro club. Por eso nosotros habíamos analizado que (José Juan) Macías, Ángel (Sepúlveda) o (Edson) Torres no iban a tener mucha posibilidad de jugar y les liberamos para que buscaran la competencia en otro lado, porque aquí a lo mejor jugarían con la Sub 20 y no es lo mismo. Jugar en León, en Lobos te da crecimiento al competir con extranjeros.

“Chivas tiene que formar futbolistas para jugar en Primera División, no para estar sólo en la Sub 20″.

De este Chivas que dejaste, ¿hay jugadores que deben salir también?

“En mi opinión sí, eso lo habíamos hablado con la directiva. Deben tener otra competencia. Porque tener mucho tiempo en un club y sin jugar limita al jugador, a su crecimiento. Jugar en Chivas no es fácil, aquí se necesitan jugadores completos en todos los aspectos, si no van a sufrir mucho”.

En tus últimas conferencias comentaste que Eduardo López tenía talento, pero ya no podía perder más tiempo, ¿crees que hubo jugadores que no aceptaron tu línea de disciplina?

“Nunca me lo manifestaron. Las reglas que pusimos las pongo en todos los equipos. En el trabajo y la disciplina yo no negocio. No hay otro camino para triunfar que no sea la disciplina. Nunca he visto que un jugador desordenado triunfe, jugará un año bien, pero después todos caen, esa no falla.

“Yo entiendo que son jóvenes y quieren distraerse un poco (…) el entorno los envuelve, pero ese entorno te lleva a veces a odiar a tu entrenador. Cuando no juega lo primero que le dicen los amigos entre comillas es: ‘ese técnico no te pone porque no te quiere’. Pero el jugador debe entender que un técnico no está para quererte, está para hacerte rendir y tenerte en un equipo competitivo.

¿Hubo jugadores que te quedaron a deber futbolísticamente?

“Sí, hay dos o tres que sí, yo pensaba que podrían rendir más y estoy convencido de que tienen que rendir más”.

¿Jugadores que hoy son titulares de Chivas?

“Sí, por eso digo que el jugador debe trabajar día a día, porque el que quiere entrenar dos veces bien a la semana y no se cuida los otros días, el domingo no jugará bien.

¿Quiénes serían esos jugadores?

“No me gusta dar nombres, pero hay tres o cuatro que deben de dar más. Tienen un talento enorme y deben aprovechar porque esto pasa muy rápido, esto se pasa y cuando te das cuenta ya no tienes equipo. ‘No, que mira que yo hace tres años era el mejor pagado‘, pues sí, pero ahora ya no tienes equipo hermano, ahora ya nadie te quiere. El jugador siempre debe de pensar en estar en el hoy para jugar, porque nadie lo va a esperar”.

¿Y quiénes te sorprendieron a favor?

“Traje a (Jesús) Molina y con él la verdad que no me equivoqué. Siempre lo quise para llevarlo a Toluca, siempre me pareció buen líder, muy trabajador, buen hombre y no fallé, eso me demostró en el poco tiempo que estuvimos juntos. Es un jugador que la verdad no me decepcionó, cumplió y más con lo que yo veía en él”.

¿Hoy eres un mejor técnico o sólo diferente?

“Fue una buena experiencia. Cuando salí de Toluca hice un análisis de lo que hice bien y qué hice mal, con decisiones precipitadas, era más temperamental. Ahora soy más maduro y acá con Chivas haré lo mismo, un análisis de todo lo que fue. Ahora me doy un 10 en ser analítico, me gusta exigirme, exigirle al jugador, no me gusta que estén parados, no hay tiempo de relajación.

“Creo que el camino para triunfar es la exigencia, el profesionalismo, el ser honesto con uno mismo, no engañarse con uno mismo. Sí, hoy en Chivas maduré mucho más, consciente de que tengo áreas por mejorar, no me puedo quedar llorando porque salí de Chivas, vendrán más competencias y proyectos. Ahora a estudiar y evolucionar. Debo crecer aún más. Fueron ocho meses estresantes, pero me encantaron. Lo ideal era entrar a la Liguilla y pelear el título”.