Protege a tu gato o perro de estos venenos comunes para las mascotas

 La mayoría de los dueños de mascotas han escuchado que deben mantener a los perros alejados del chocolate y a los gatos alejados de los lirios. Pero, ¿sabías que solo unas cuantas barritas de goma de mascar sin azúcar podrían causar insuficiencia hepática a tu perro? ¿O que, la mitad de una píldora de acetaminofeno podría poner a tu gato en coma?

La intoxicación de las mascotas es común y en los últimos años han ido en aumento, dice Tina Wismer, DVM, directora del Centro de control de envenenamiento de animales de la Sociedad estadounidense para la prevención de la crueldad en los Animales (American Society for the Prevention of Cruelty to Animals, ASPCA). La línea directa de ASPCA atendió 180,639 casos de este tipo en 2016.

Hemos compilado una lista de las toxinas más comunes para las mascotas reportadas a la ASPCA en 2016 y lo que puedes hacer para evitar que ocurra una intoxicación en tu hogar. (A menos que se indique lo contrario, las toxinas aplican a perros y gatos). 

La mayoría de estos medicamentos, alimentos y productos químicos no son seguros para las mascotas en cualquier cantidad, pero la gravedad de la reacción depende en gran medida del tamaño del animal. “Una cierta cantidad no causará el mismo daño a un chihuahua, que a un gran danés”, dice Wismer.

Si crees que tu mascota ha sido envenenada, quítale la comida o el producto químico e inmediatamente llama al veterinario. Si no lo puedes localizar, intenta llamar al Centro de control de envenenamiento de animales de la ASPCA al número 888-426-4435. (La ASPCA podría cobrar una tarifa por consulta de $65). 

1. Medicamentos

Los medicamentos con receta y de venta libre destinados a los seres humanos fueron las dos fuentes más comunes de intoxicación en mascotas en 2016.

Los medicamentos para el ADHD, los antidepresivos y los medicamentos para el corazón encabezan las listas porque son algunos de los que se recetan con mayor frecuencia, dice Wismer, y las mascotas pueden ingerirlos accidentalmente si se derraman de una botella o no se almacenan correctamente. Hay riesgos adicionales en hogares donde hay niños. En ocasiones, los niños dan sus medicamentos a sus mascotas intencionalmente, dice Wismer, o dejan un medicamento escondido en la comida en su plato y su mascota se come lo que queda en el plato.

Otras fuentes frecuentes de envenenamiento incluyen medicamentos para la tiroides y medicamentos de venta libre como el acetaminofeno (Tylenol), el ibuprofeno (Advil) y el naproxeno (Aleve).

Los medicamentos veterinarios para tu mascota, como los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE, como la aspirina) y las tabletas de fenilpropanolamina (que se utilizan para tratar la incontinencia urinaria), también son una causa común de intoxicación para las mascotas. Son medicamentos seguros cuando se usan según lo prescrito, pero debido a que a menudo tienen sabores sabrosos, tu cachorro podría tragarse demasiadas píldoras, si los dejas a su alcance.

Cuando llames al veterinario, es útil que conozcas la potencia del medicamento que tu mascota comió, cuánto comió y si se tragó alguno de los envases, lo que podría causar una obstrucción interna y podría cambiar el tratamiento .

Síntomas comunes si tu mascota ingiere:
Acetaminofeno (Tylenol): Jadeo, cambios en el color de las encías, vómitos y debilidad, lo cual en última instancia pueden terminar con un daño hepático irreversible. Los síntomas iniciales pueden ocurrir dentro de las 24 horas posteriores a la ingestión y quizás después de tomar solo 1 o 2 tabletas de Tylenol, dependiendo del tamaño de tu mascota.

Medicamentos para ADHD: Agitación, ritmo cardíaco y presión arterial elevadas, y si se lo toma en grandes dosis, presentará convulsiones.

Antidepresivos: Agitación, jadeo, ritmo cardíaco rápido, vómitos, babeo, diarrea, convulsiones.

Medicamentos para el corazón: Presión arterial baja y finalmente insuficiencia cardíaca. Los síntomas incluyen depresión, dejar de comer, vómitos, diarrea y convulsiones.

Medicamentos para la tiroides: Temblores musculares, nerviosismo, jadeo, ritmo cardíaco rápido y agresión.

Ibuprofeno (Advil), naproxeno (Aleve) y antiinflamatorios: Úlceras estomacales e insuficiencia renal, que pueden incluir vómitos, heces con sangre y falta de apetito.

Fenilpropanolamina: Ritmo cardíaco anormal, agitación, pupilas dilatadas, presión arterial alta, temblores y convulsiones.

Consejos sobre la prevención
Toma tus medicamentos sobre el lavamanos o en una habitación con la puerta cerrada, y guárdalos donde tus mascotas no puedan alcanzarlos. No guardes las píldoras en tu bolsillo o en un mostrador, y tenlas separadas de otras píldoras que puedan tener un olor fuerte, como los suplementos de aceite de pescado (que no son dañinos para las mascotas, pero podrían atraer a tu mascota hambrienta a tu escondite de píldoras). Observa atentamente a los niños cuando toman medicamentos para asegurarse de que no los dejan caer o se los den de comer a la mascota. Pregunta a tu veterinario si hay medicamentos sin sabor disponibles para tu mascota.

2. Alimentos

El chocolate, como era de esperar, causa más intoxicaciones en las mascotas que cualquier otro alimento. Dichas intoxicaciones se han vuelto más graves a medida que nuestros gustos han cambiado a chocolates más oscuros, que son más tóxicos para los perros que el chocolate con leche, dice Wismer. De acuerdo con Wismer, se necesitarían aproximadamente 9 onzas de chocolate con leche, 4.5 onzas de chocolate negro y solo 1.5 onzas de chocolate extra oscuro de Baker’s para provocar una convulsión en un perro de 20 libras.

El xilitol es la siguiente fuente más común de intoxicación de las mascotas relacionada con los alimentos. Los fabricantes agregan este sustituto de azúcar bajo en calorías a los alimentos procesados y otros productos: productos horneados, pastillas para el aliento, chicles, enjuagues bucales, pasta de dientes e incluso algunos tipos de mantequilla de cacahuate. (Revisa la lista de ingredientes para estar seguro).

Las uvas y las pasas pueden ser tóxicas para los riñones de los perros, y las cebollas y el ajo pueden causar daño a los glóbulos rojos de las mascotas. Es útil que sepas cuánto se comió antes de llamar al veterinario.

Los gatos también son sensibles a muchos de estos alimentos, dice Wismer, pero son menos propensos a comer cualquier cosa porque son más selectivos a la hora de comer y tienen menos gusto por lo dulce que los perros. “Un gato puede dar una pequeña mordida a un brownie”, dice, “pero un perro se comerá todo el pastel”. 

Síntomas comunes si tu mascota ingiere:
Chocolate: Agitación, ritmo cardíaco acelerado, vómitos, diarrea y convulsiones.

Xilitol: Aumento rápido de los niveles de insulina, lo que podría hacer que el azúcar en la sangre de tu perro caiga a niveles peligrosamente bajos.

Uvas, pasas y grosellas: Vómitos e insuficiencia renal (solo en perros).

Cebollas, ajos y cebollines: Desorientación, fatiga, desgano, encías pálidas y ritmo cardíaco rápido, además de orina oscura, ictericia y vómitos.

Consejos sobre la prevención
Cuando cocines, no dejes a las mascotas cerca de ti. Cierra herméticamente la tapa de tu bote de basura o colócalo dentro de un armario que sea difícil de abrir. Si llevas goma de mascar, pastillas para el aliento o dulces edulcorados con xilitol en tu bolso o mochila, no dejes algo tirado al alcance de tu mascota.

3. Limpiadores y otros artículos para el hogar

Los Limpiadores  como destapacaños, limpiadores de hornos y desinfectantes son los venenos más comunes en esta categoría. Dependiendo de la concentración, pueden causarles quemaduras químicas en las patas, en la boca o en el estómago. A los animales también les encanta la pintura, pero generalmente eso solo causa molestias estomacales.

Wismer dice que la ASPCA también recibe muchas llamadas sobre baterías, lo cual por lo general sucede después de que los perros muerden un control remoto de TV. “Si perforan y abren las baterías, pueden quemarse la boca”, dice. 

Si tu mascota se salpica con pintura, no intentes quitarla con un diluyente de pintura u otros solventes químicos, ya que pueden causar quemaduras químicas. En su lugar, prueba un baño con jabón y agua tibia o recorta esa sección de pelaje. Si sabes que tu mascota ha lamido un limpiador corrosivo o ha mordido una batería, un poco de leche o agua puede ayudar a diluirlo, dice Wismer, pero aun así debes llamar a tu veterinario para que te aconseje qué debes hacer.

Síntomas comunes si tu mascota ingiere:
Limpiadores para el hogar y baterías: Babeo, vómitos, frotamiento de la boca y no querer comer. A los gatos les produce una lengua hinchada y protuberante.

Consejos para la prevención
Encierra a las mascotas en otra habitación cuando limpias, y no las dejes entrar hasta que hayas terminado y el líquido se haya evaporado, aconseja Wismer. Almacena todos tus limpiadores, así como las baterías o cualquier otro dispositivo electrónico que usen baterías, en un lugar que tu mascota no pueda alcanzar. Si los guardas debajo del fregadero de la cocina, un seguro para bebés los mantendrá alejados. Limpia tu control remoto regularmente para eliminar las migas sabrosas y los aromas de los alimentos. 

4. Pesticidas y veneno para ratas

Ciertos insecticidas que contienen ingredientes activos como carbamatos, organofosforados, piretroides, piretrinas y permetrinas, que algunas personas rocían en el césped, pueden ser tóxicos para los gatos y los perros, al igual que lo son para los insectos. Y, asegúrate de leer la etiqueta de los medicamentos contra pulgas y garrapatas antes de aplicarlos a tu mascota. Algunos están bien para los perros, pero son tóxicos para los gatos.

Los perros también tienden a encontrar cebos para babosas y caracoles que contienen metaldehído, así como raticidas (los que tienen forma de granos), sabrosos, pero pueden enfermarlos mucho. A los gatos no los suelen atraer los rodenticidas, pero si se comen un ratón o una rata que ha sido envenenada con el cebo, podrían terminar envenenados. Lo mismo sucede con los perros.

Cada tipo de veneno para ratas funciona de manera diferente en el cuerpo, así que el tratamiento después de una intoxicación será diferente. Guarda la caja después de colocar los rodenticidas en la casa, dice Wismer, para que tengas los detalles a mano cuando llames a tu veterinario.

Síntomas comunes si tu mascota ingiere:
Insecticidas que contienen organofosfatos, carbamatos, piretroides, piretrinas y permetrinas: Vómito, diarrea, temblores, convulsiones, parálisis, insuficiencia respiratoria. (Estos síntomas pueden ocurrir en gatos y perros, pero los gatos son mucho más sensibles).

Cebos para caracoles y babosas con metaldehído: Temblores, convulsiones, modo de andar anormal y ritmo cardíaco rápido.

Rodenticidas anticoagulantes: Debilidad, dificultad para respirar y encías pálidas. (Los síntomas suelen aparecer después de unos 3 a 7 días).

Rodenticidas a base de brometalina: Inflamación del cerebro, convulsiones y parálisis en el área dorsal. (Los síntomas suelen aparecer dentro de 8 a 12 horas. Este tipo de envenenamiento a menudo es mortal, dice Wismer.

Consejos para la prevención
Si debes aplicar un insecticida alcésped o jardín, busca alternativas no tóxicas, aquellas cuyo ingrediente activo es el Bacillus thuringiensis (o “Bt”) y dilúyelos adecuadamente antes de aplicar. Si utilizas un insecticida que podría ser tóxico, aplícalo solo en las áreas que tus mascotas no puedan alcanzar.

Evita los cebos de babosas y caracoles que contienen metaldehído, y colócalos en las partes del jardín a las que tu mascota no pueda llegar. Haz lo mismo con los rodenticidas.

5. Plantas

Los lirios fueron la fuente más común de envenenamiento con plantas en 2016, dice Wismer. Son en extremo tóxicas para los gatos; Incluso solo un pequeño mordisco de una hoja o una flor, o un poco de polen que haya caído sobre el pelaje de un gato podría causar una insuficiencia renal grave. A los perros no les afecta.

Las palmas Cycad, que son abundantes en estados cálidos como California, Florida y Texas, también son extremadamente tóxicas para los gatos y los perros. Y algunas plantas comunes de interior, como la dieffenbachia, el lirio de la paz y el filodendro, contienen compuestos llamados oxilatos de calcio insolubles, que pueden ser en extremo dañinos cuando se comen. Si tu mascota muerde estas plantas, pueden liberar cristales en forma de agujas que pueden inyectarse en sus encías o lengua. Si comen una buena cantidad, que es raro, dice Wismer, su boca puede hincharse tanto que pueden dejar de respirar. 

La ASPCA proporciona una lista de plantas venenosas para las mascotas, con una foto de cada una.

Síntomas comunes si tu mascota ingiere:
Lirios: Vómitos, letargo, menor cantidad de orina e insuficiencia renal (en gatos). Molestias estomacales (en perros).

Palmas Cycad: Vómito e insuficiencia hepática, por lo general dentro de 2 o 3 días.

Plantas de oxalato: Hinchazón en la cara y boca, dificultad para respirar y vómitos.

Consejos para la prevención
Evita mantener estos tipos de plantas en tu jardín o casa. Y no olvides revisar los ramos de lirios, especialmente durante la primavera. Si tu mascota ha comido una planta de oxalato, dale leche para ayudar a reducir la hinchazón, luego llama al veterinario.

Inscríbete para recibir Lo último – nuestro boletín mensual. Recibe contenido nuevo entregado directamente a tu correo electrónico.

Consumer Reports is an independent, nonprofit organization that works side by side with consumers to create a fairer, safer, and healthier world. CR does not endorse products or services, and does not accept advertising. Copyright © 2019, Consumer Reports, Inc.

Consumer Reports no tiene ninguna relación financiera con los anunciantes en este sitio. Consumer Reports es una organización independiente sin fines de lucro que trabaja junto a los consumidores para crear un mundo justo, seguro y saludable. CR no apoya productos o servicios y no acepta publicidad. Copyright © 2018, Consumer Reports, Inc.