A un paciente se le incendia el pecho en plena cirugía cardiaca

El hombre necesitaba la intervención con urgencia
A un paciente se le incendia el pecho en plena cirugía cardiaca
Algo fuera de lo común ocurrió en el quirófano.
Foto: Unsplash

Los médicos del Austin Health en Melbourne, Australia, enfrentaron un reto extraño en la sala de quirófano cuando a un paciente se le incendió el pecho en plena cirugía cardiaca.

Si bien las complicaciones como las perforaciones o las infecciones son hasta cierto punto comunes en una sala de cirugías, que a un hombre le estalle el pecho abierto en llamas mientras los médicos realizan una intervención, es algo extraordinario.

Los médicos de la Sociedad Europea de Anestesiología presentaron el caso de un paciente que fue sometido a una cirugía de urgencia para reparar un desgarro en la aorta, la arteria que lleva la sangre del corazón al resto del cuerpo. A esa disección aórtica que sufría el paciente, un hombre de 60 años, se sumaba la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) que padecía.

La EPOC provoca la formación de ampollas llenas de aire en los pulmones. Este paciente presentaba una de esas ampollas en el esternón, así que cuando los médicos abrieron este hueso para acceder al corazón, accidentalmente reventaron la ampolla. Este oxígeno y el que bombeaban los pulmones del paciente, entraron en contacto con una herramienta quirúrgica llamada electrocauterio, que los médicos utilizaban durante la intervención para cauterizar heridas y detener sangrados rápidamente.

A la chispa producida por el oxígeno y la electricidad del electrocauterio, se sumaron las gasas que en ese momento usaban los cirujanos como parte de la cirugía. El resultado: un incendio en la cavidad abierta del paciente que usó las gasas como combustible. Afortunadamente, los médicos controlaron las llamas rápidamente con solución salina.

De acuerdo con un reporte en Inverse, los cirujanos revisaron el estado de los órganos y tejidos del hombre y no encontraron ningún daño provocado por el fuego, así que procedieron a terminar la cirugía sin ninguna otra eventualidad.

La disección aórtica fue cauterizada con éxito y el hombre se recupera normalmente.