Las ‘e-bikes y e-scooters’pasan la prueba en Albany

La legislatura aprueba la ley que legaliza su uso en el estado pero mantiene la prohibición en ciertas áreas de Manhattan
Las ‘e-bikes y e-scooters’pasan la prueba en Albany
La ley establece que las ‘e-bikes y e-scooters’, deben ser conducidos en los carriles para bicicletas y están prohibidos en las aceras. ARCHIVO

NUEVA YORK. – La Legislatura estatal aprobó casi al cierre de su periodo de sesiones el miércoles, el uso de las bicicletas y patinetas eléctricas a nivel estatal, pero mantuvo la prohibición para que las compañías que rentan las patinetas o ‘scooters’ bajo el modelo de uso compartido, puedan operar dentro de Manhattan.

La legislación de los también conocidos como ‘e-bikes y e-scooters’, establece que estos vehículos deben ser conducidos en los carriles para bicicletas y están prohibidos en las aceras y en el tramo de vías verdes de 32 millas que bordea el perímetro de Manhattan; los conductores deben tener al menos 16 años de edad y no tendrán que usar cascos. Así mismo, la velocidad de las bicicletas está limitada a 20 mph y los conductores deben tener una mano sobre el manubrio en todo momento.

“Es una gran victoria para los trabajadores de reparto de alimentos que han luchado durante mucho tiempo por el derecho a acelerar los pedidos en la ciudad”, dijo el presidente del Concejo Municipal Corey Johnson al comentar la aprobación de la ley en Albany. “Estoy realmente contento de que finalmente vamos a entregar algo de justicia a estos trabajadores”.

A nivel estatal el proyecto de ley A.1018 y S.2888 fue promovido por la senadora Jessica Ramos y la asambleísta, Nily Rozic.

La ley deja abierta la opción para que cada ciudad a través del estado pueda crear su propia regulación para la circulación de las bicicletas y patinetas.

Johnson agregó que está abierto a la idea permitir los ‘scooters’ bajo el modelo de uso compartido, que no usan sitios específicos de estacionamiento, sino que se pueden dejar donde sea. Sin embargo, el comisionado de la policía de Nueva York, James O’Neill, dijo el tema debería ser analizado más detenidamente.

“Ciertamente estoy preocupado por las ‘e-bikes y los  e-scooters’. El año pasado, tuvimos más de 200 personas muertas en accidentes de tránsito”, comentó O’Neill.

Johnson agregó  que el Concejo proyecta tratar  el tema de las bicicletas y las patinetas en Manhattan pronto, pero desestimó comprometerse sobre una fecha exacta para ese efecto.

Las ‘e-bikes y e-scooters’, se empezaron a popularizar en 2015, pero desde su aparición, al menos en Manhattan, su utilización fue cuestionada porque a decir de sus detractores, contribuyen a la congestión, causan accidentes con los peatones y son inseguras aún para sus conductores.

No obstante, constituyen parte de la maquinaria que mueven pequeños y grandes negocios. Los repartidores de comida rápida, mensajeros o ‘deliveries’, en su mayoría inmigrantes, tienen en las e-bikes, su herramienta de trabajo.

Estadísticas facilitadas por el Departamento de Policía (NYPD) situaron que el decomiso de bicicletas eléctricas ascendió a casi el 200% a partir del 2015. Sólo entre los años 2016 y 2017 se decomisaron unas 1,500 ‘e-bikes’. Las multas oscilan entre $100 y $500.

Al menos 4 concejales hispanos han patrocinado una reforma a la ordenanza que prohíbe las ‘e-bikes’ en la ciudad, el presidente del Comité de Transporte Ydanis Rodríguez, el presidente del Comité de Inmigración, Carlos Menchaza, Rafael Espinal y Fernando Cabrera.

 

Algunos defensores del uso de las ‘e-bikes’ y ‘e-scooters’ argumentaron que el uso de este tipo de vehículos es muy extendido en las principales capitales europeas, donde la experiencia, descarta todo índice de incremento de accidentes e inseguridad para los peatones.

 

En los debates de la Legislatura se expuso la experiencia de Portland, Oregon, en la que existe una cultura muy arraigada por las bicicletas, pero donde también desde el 2008 se empezaron a introducir las ‘e-bikes’. Un estudio de seguridad sobre el uso de las bicicletas como de las patinetas eléctricas arrojó como resultado que su uso compartido y generalizado disminuye la incidencia de accidentes y lesiones graves, algo que también fue agregado como justificativo para que se apruebe su uso en el estado de Nueva York.