Tras ataque de odio en Queens acusan al NYPD de no proteger a mujeres transgénero

Líderes, activistas y personas trans aseguran que la Uniformada no toma con seriedad sus quejas y no les brinda protecciones, bajo el estigma de que son prostitutas y generadoras de problemas

Tras ataque de odio en Queens acusan al NYPD de no proteger a mujeres transgénero
Bianey Garcia (centro) recibe un abrazo durante la conferencia de prensa. Transfobia en Jackson Heights, Queens donde Bianey Garcia y Norma Ureiro fueron atacadas con gas pimienta en la esquina de Roosevelt y calle 82 el sabado mientras filmaban un documental.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

La víspera de la celebración del día del Orgullo Gay, dos mujeres transgénero, reconocidas en la comunidad de Jackson Heights y Corona por su lucha por la defensa de los derechos de las personas trans, fueron atacadas en momentos en que captaban imágenes para un documental sobre el riesgo que corren las personas trans en la Gran Manzana.

El hecho ocurrió el sábado en la madrugada, en plena esquina de la calle 82 con Avenida Roosevelt, cuando un hombre afroamericano y una mujer latina la emprendieron contra las mujeres trans, dejando a una en el hospital, con heridas en el rostro.

Así lo denunciaron este lunes las mujeres víctimas de la agresión, en una acción de protesta en el vecindario de Jackson Heights, a la que acudieron líderes políticos, activistas y organizadores comunitarios, quienes aseguraron que más allá de las ofensas y las agresiones, lo más preocupante es la actitud de la policía, a la que acusan de no tomar en serio este tipo de denuncias y dejar a esa comunidad totalmente desprotegida.

“Estábamos caminando con el equipo de filmación, que éramos cuatro personas, cuando esa mujer empezó a llamarnos maric…s y a decirnos todo tipo de ofensas, y que nos fuéramos de ahí o iban a llamar a la policía. Nosotras tratamos de ignorarlos, cuando de pronto sentí que me echaron gas pimienta en la espalda. Mi amiga llamó a la policía y cuando les explicamos, en inglés y español, que nos estaban amenazando y ofendiendo y que me habían echado gas pimienta, los policías dijeron que era agua y que nos alejáramos de ahí”, narró Bianey García, una de las mujeres trans atacadas.

Y aunque en el momento los uniformados detuvieron a la mujer agresora, no hicieron lo mismo con el hombre, quien una hora más tarde se fue contra Bianey y le roció gas pimienta en el rostro, en un hecho que según la activista se hubiese podido evitar si la policía hubiera tomado el incidente con la seriedad que ameritaba.

Norma Ureiro. Transfobia en Jackson Heights, Queens donde Bianey Garcia y Norma Ureiro fueron atacadas con gas pimienta en la esquina de Roosevelt y calle 82 el sabado mientras filmaban un documental.

“Nosotras tuvimos suerte de que esto no fue más grave, pero muchas de las chicas son golpeadas salvajemente e incluso asesinadas sin que la policía nos ofrezca la protección que nos merecemos”, comentó Norma Ureiro, la otra víctima de los ataques verbales, quien recordó que en el pasado ha sido golpeada e incluso una vez amenazada con un machete, sin que los uniformados tomen en cuenta sus denuncias. “Necesitamos que la policía nos empiece a ver igual que a todos los otros seres humanos y que generen confianza en nosotras, porque muchas son atacadas y no dicen nada por miedo a los tratos de la policía y por su estatus migratorio”.

La mujer trans agregó que le advirtió a la policía que el hombre que las atacó las había amenazado con regresar, luego de que los uniformados arrestaron a la mujer que las agredió inicialmente. “Si hubiéramos otras personas la policía habría actuado de manera diferente y esta vez fue un gas pimienta, pero mañana puede ser una pistola o un cuchillo. La policía tiene que protegernos”.

Catalina Cruz, asambleísta de Jackson Heights, calificó el hecho de “inaceptable” y pidió a las autoridades que se unan a la comunidad para buscar mayores mecanismos de protección. “El odio no tiene espacio en nuestra comunidad y la transfobia no será aceptada, por lo que debemos trabajar para cambiar la mentalidad homofóbica”, dijo la política.

Asimismo, la senadora Jessica Ramos, destacó que en la próxima sesión legislativa es necesario que se promuevan más piezas legislativas que protejan a la comunidad trans y a los grupos vulnerables.

“Estamos en el distrito con mayor número de personas de la comunidad trans, son nuestras amigas, nuestras vecinas y la tolerancia no es suficiente. Necesitamos leyes que las protejan y no las hagan sentir con miedo de denunciar”, dijo Ramos.

Tiffany Cabán, quien se declaró ganadora de la contienda demócrata por la Fiscalía de Queens, manifestó que el ataque a las dos mujeres trans es un recordatorio de que todavía queda mucho trabajo por hacer para garantizar que todos los residentes de Queens sean protegidos.

“Estas con las cosas que debemos cambiar y tenemos que levantar nuestras voces. No podemos quedarnos callados cuando alguien es atacado con odio. Por eso debemos garantizar que las comunidades vulnerables ya no sean más desprotegidas por parte del sistema judicial”, dijo Cabán.

Julián Cabezas, de la organización PRIMOS, pidió a la policía que asuma una actitud diferente para tratar las denuncias de la comunidad LGBTQ y también para proteger a esa comunidad. “Esperamos que esta sea la última vez que ocurre un ataque así y que todos nos levantemos para poner fin a la transfobia”, dijo el activista.

Tiffany Cabán, ganadora de las primarias para la fiscalía de Queens durante la conferencia de prensa.

Joselyn Castillo, otra chica trans quien asegura que la policía ignora a su comunidad, pidió a las autoridades locales y estatales que garanticen que la policía las defienda y las trate con el respeto que se merecen.

‘Siempre dicen que no discriminan, pero uno va a poner una denuncia y nos ignoran, no nos escuchan e incluso nos dicen que nosotras solo servimos para crear conflictos. Eso debe parar”, dijo la trans de origen guatemalteco.

El NYPD realizó un arresto en este caso, y aunque no se refirió a las denuncias específicas, asegura que a través de la Fuerza de Tarea contra Crímenes de Odio toma en serio las denuncias.

“Todos los delitos de odio son incidentes graves y son tratados como tales por el Departamento de Policía. Los delitos motivados por el odio son investigados enérgicamente por la Fuerza de Tarea contra el Crimen de Odio de la Policía de Nueva York”, asegura la Uniformada.

Dónde reportar un crimen de odio 

  • Puede llamar al 1 (888)-440-HATE
  • También puedes enviar un E-mail a: hctf@nypd.org
  • Si necesita ayuda o es víctima de ataques o abusos por su orientación sexual, puede llamar al Anti-Violence Project al 212-714-1141
  • Puede llamar a la línea 311 y pedir transfer a la Comisión de Derechos Humanos y poner quejas por discriminación o hechos de odio.
  • Si siente que está en inminente peligro llame al 911