ICE dice que velaron por menores separados de sus padres tras megaredada en Mississippi

¿Qué hizo "La Migra" y qué no para proteger a los menores cuyos padres fueron detenidos?

ICE dice que velaron por menores separados de sus padres tras megaredada en Mississippi
Una de las menores separada de sus padres luego de la redada.
Foto: Captura wjtv

“Papito, ¿dónde está papá?”, repetía en continuación Ingrid, una niña de tres años, dos días después de que se llevaran detenido a su padre frente a sus propios ojos en una de las redadas contra indocumentados del pasado miércoles en Mississippi.

Su hermana mayor Stefany, que tiene 18 años y no quiere dar a conocer su apellido por razones de seguridad, contó el viernes a NBC News que estaba preocupada por esta situación, y en particular por su otro hermano Nery, de seis años, que sufre autismo y tras la detención del papá (y también de una tía) dejó de comer. Aún no tenía noticias sobre el padre y la tía detenidos.

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) arrestó durante esas redadas, llevadas a cabo en siete plantas de procesamiento de alimentos en distintas localidades de ese estado, a cerca de 680 migrantes. Como Ingrid y Nery, hubo varios casos de menores que se encontraron separados de uno o ambos padres.

Pese a que las autoridades, de acuerdo a cifras difundidas el jueves, liberaran en el momento de las redadas a 32 personas “por razones humanitarias” y en un plazo de un día a otros 271 indocumentados arrestados —personas que ahora esperan cita para comparecer ante un juez que deberá examinar sus casos— la situación generó pánico entre los inmigrantes residentes en el área afectada por la operación. En particular entre los más pequeños, afectados por el miedo a perder a sus padres.

Este viernes, el fiscal del distrito sur de Misisippi, Mike Hurst, aseguró que “27 horas después de las redadas, no había ni un solo niño que no estuviera bajo la custodia de al menos uno de los padres”, reporta The Clarion Ledger. A falta de una actualización de los datos oficiales, actualmente es posible que hasta 377 personas sigan detenidas.

Una de las consecuencias más emblemática del impacto que causaron las redadas fue que en los dos días siguientes varios niños de origen hispano faltaron a clase. El superintendente del distrito escolar del condado de Scott, Tony McGee, dijo que de los más 4,000 alumnos matriculados 150 estuvieron ausentes.

Esto se traduce en que un 25 % de los alumnos hispanos de ese distrito no asistió a las clases, indicó McGee a medios locales. El viernes, todavía faltaban 50 estudiantes.

Mike Hurst, designado Donald Trump, se hizo eco de las palabras del presidente al defender las redadas como un mal necesario para hacer cumplir las leyes y, en declaraciones a la cadena pública “NPR”, responsabilizó a los padres que cometen “actividades ilegales”.

“Como padre de seis hijos, me parte el corazón cada vez que un niño se ve afectado por las actividades ilegales de sus padres. Lo vemos todo el tiempo como agentes policiales, ya sea por casos de inmigración, evasión de impuestos, fraude bancario o uso de drogas“, afirmó Hurst. “Las leyes son las leyes y nuestro trabajo es hacerlas cumplir”, enfatizó Hurst, tras escuchar el llanto de una niña cuyo padre fue arrestado.

De la misma manera, ICE defendió su actuación, al afirmar que tomó ciertas precauciones para limitar el impacto traumático de las redadas en las familias. Sin embargo, las palabras de uno de sus oficiales recuerdan que se trata de “una agencia que tiene que hacer respetar la ley” y no de una “agencia humanitaria”.

¿Qué hizo y qué no para proteger a los menores cuyos padres fueron detenidos? Dos oficiales de ICE detallaron a NBC las acciones llevadas a cabo.

-Dejó en libertad de inmediato a algunos padres de niños pequeños. Entre las 30 personas que la agencia no detuvo el día de las redadas por “razones humanitarias”, muchos tienen hijos menores de cinco años que se hubieran quedado sin custodia.

-Permitió a los detenidos hacer una llamada telefónica. De esta manera, según las fuentes consultadas, la agencia quiso dar una posibilidad a aquellos arrestados preocupados por la custodia de sus hijos para buscar a alguien que pudiera atender a sus necesidades.

-Estableció que el hecho de tener un hijo sin custodia fuera un criterio prioritario para determinar si incluir a un detenido entre los 270 que fueron liberados el jueves.

-Alertó a las escuelas cuando empezaron las redadas.

Pese a estas acciones, los servicios infantiles del área afectada por las redadas aseguraron que la falta de ulteriores precauciones por parte de ICE les impidió intervenir de manera más organizada y garantizar una atención eficaz. A continuación se indican las acciones que podrían haber puesto en marcha, según estas fuentes y NBC News.

-Avisar a los servicios de protección infantil. El departamento de Servicios de Protección Infantil de Mississippi denunció que no se le notificó con anticipación sobre las redadas y que debería haber sido informado para poder hacer su trabajo. Los funcionarios de ICE consultados aseguraron que no tenían la obligación de notificar y dijeron que hacerlo podría haber comprometido la eficacia de las redadas, porque esto podría haber alertado a los objetivo de la misma.

Otro funcionario de ICE aseguró que los agentes acompañaron a un trabajador social a los domicilios de los detenidos durante las redadas para averiguar si allí se quedaría algún menor sin custodia. Salud y Servicios Humanos, que atiende a niños migrantes no acompañados, con mayor frecuencia en la frontera sur, también dijo que no ha recibido ninguna referencia relacionada con las redadas en Mississippi.

-Informar con antelación a las escuelas. Tony McGee, superintendente escolar del condado de Scott, donde aproximadamente 15 familias fueron afectadas por las redadas de ICE, dijo que su colegio no recibió aviso por adelantado. Según afirmó, algunos niños no encontraron a sus padres en casa cuando volvieron de las clases el miércoles. Distintas organizaciones locales intervinieron para asegurarse de que los niños tuvieran un lugar seguro al que dirigirse después de la escuela. Fue el primer día de clases para muchos distritos escolares en todo Mississippi.

-Garantizar que todos los niños regresaran a casa con un acompañante. Los funcionarios de ICE afirmaron que la agencia no pudo asegurarse de que todos los padres de los niños hubieran sido liberados o que todos los niños tuvieran un lugar seguro para ir después de la escuela. Tampoco hubo planes preestablecidos para evitar este riesgo por completo.

De acuerdo a una información de The Associated Press, tres congresistas demócratas pidieron este viernes al Departamento de Seguridad Nacional y al Departamento de Justicia ulterior información sobre las redadas de Mississippi.

Entre las peticiones, incluyeron las de conocer el coste de la operación, si los trabajadores de las plantas industriales detenidos se enfrentan a acusaciones penales, si entre los arrestados había algún ciudadano de EEUU, cuantos padres fueron separados de sus hijos y si había alguno que todavía siguiera en esa situación.

Las redadas contra inmigrantes realizadas en pasadas ocasiones han aportado pocas pruebas de que exista un protocolo de actuación para la atención a los niños involucrados en ellas, afirma NBC.

(Editado por Francesco Rodella con información de NBC, EFE y AP)