NYPD despide a Daniel Pantaleo por la muerte de Eric Garner

Después de cinco años de polémica, el oficial es retirado del cargo

El policía Daniel Pantaleo no fue sentenciado por aplicar técnicas de estrangulamiento a Eric Garner
El policía Daniel Pantaleo no fue sentenciado por aplicar técnicas de estrangulamiento a Eric Garner
Foto: Video

El oficial de la Policía de Nueva York (NYDP), Daniel Pantaleo, fue despedido por causar la muerte en el estrangulamiento de Eric Garner, anunció este lunes el comisionado de policía James O’Neill.

La decisión se produjo después de que el alcalde Bill de Blasio proclamara que la familia de Garner “iba a obtener justicia… en los próximos 30 días” durante un debate primario presidencial demócrata el 31 de julio, cuando fue cuestionado por sus oponentes de partido, en medio de una discusión sobre el acceso de justicia y el abuso policial contra los negros.

La muerte de Garner ocurrió el 17 de julio de 2014 y se convirtió en un estandarte para el movimiento Black Lives Matter, después de que el video tomado con un teléfono celular capturara los hechos, incluyendo su desesperado grito “¡No puedo respirar!”, mientras lo arrestaban bajo sospecha de vender ilegalmente cigarrillos sueltos en Staten Island.

La Subcomisionada de Juicios del Departamento de Policía de Nueva York, Rosemarie Maldonado, encontró a Pantaleo, de 33 años, culpable de mala conducta por aplicar imprudentemente un estrangulamiento, pero los absolvió por acusaciones de aplicar el castigo intencionalmente a Garner, de 43 años. Maldonado había sugerido que se despidiera a Panatelo.

Un gran jurado se negó a acusar a Pantaleo en diciembre de 2014, aunado a que el fiscal general William Barr optó por no presentar cargos de derechos civiles por “evidencia insuficiente”, luego de una investigación de casi cinco años.

En el quinto aniversario de la muerte de Garner su madre e hija se reunieron con el alcalde De Blasio, quien reconoció no había suficiente satisfacción con el resultado de lo jucio.

“Para la familia, ninguna parte del proceso de justicia ha proporcionado satisfacción o cierre”, admitió De Blasio en una declaración. “En efecto, sienten que puerta tras puerta se han cerrado en su cara”.

La madre de Garner, Gwen Carr, renovó en aquel entonces su presión para despedir al policía.

“Es indignante que haya tenido que luchar durante cinco años para lograr que el alcalde haga su trabajo para asegurarse de que haya responsabilidad cuando el Departamento de Policía de Nueva York asesina a nuestros niños”, consideró entonces Carr.