“Nueva York nunca vio un caso así”: padres de Junior Guzmán no perdonan a sus asesinos

Al reaccionar a las sentencias, ratificaron su esperanza de que otra familia no viva una tragedia similar
“Nueva York nunca vio un caso así”: padres de Junior Guzmán no perdonan a sus asesinos
Lisandro Guzmán y Leandra Feliz ante la prensa el viernes
Foto: captura cbs news

“Aquí estoy, una madre sin mi hijo”, afirmó Leandra Feliz al reaccionar ante la prensa tras conocerse las sentencias de los primeros cinco pandilleros juzgados por la muerte del quinceañero Lesandro “Junior” Guzmán-Feliz.

La madre reafirmó que su hijo no era miembro de una pandilla, y lo llamó “un niño inocente”.

“Ninguno dijo‘ ¡No! ¡No! No lo hagas “, señaló Feliz, en referencia a los 15 acusados por participar en el brutal crimen el 20 de junio de 2018, cuando su hijo fue arrastrado desde una bodega y atacado salvajemente “por error” por pandilleros “Trinitarios” armados con machetes y cuchillos en plena calle, y corrió desangrándose hasta colapsar en un hospital, en El Bronx.

“Todas estas acciones fueron capturadas en cámara. En la ciudad de Nueva York, nunca ha habido un caso de tal magnitud”, afirmó Feliz.

En la audiencia, el padre de Guzmán-Feliz le dijo al juez Robert Neary que el cruel asesinato de su hijo lo dejó con “una lucha por encontrar sentido en mi vida”, citó Pix11.

Lisandro Guzmán habló en español, utilizando un intérprete, mientras explicaba que los fines de semana son los más difíciles para él, porque “esos son los días que más pasaba con mi hijo”.

Luego habló hacia los cinco asesinos convictos “sobre el dolor que ustedes causaron… al matar a un niño indefenso”.

“Nunca les perdonaré por haber decidido asesinar a mi hijo. Ustedes son y siempre serán un peligro para la sociedad (…) Mi esperanza es que otra familia nunca tenga que vivir con el dolor de perder un hijo”.

Esta vez el padre de la víctima leyó la carta sin enojarse, luego de que en dos ocasiones, durante el dramático juicio, le gritó a Jonaiki Martínez Estrella, quien infligió la herida mortal en el cuello de Junior durante el ataque.

El viernes, al sentenciarlo a cadena perpetua, el juez llamó “verdugo” y “cobarde” a Martínez Estrella.